La secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, informó que pondrá en funcionamiento una supervisión más estricta para evitar incidentes a raíz de gritos que considera homofóbicos.

Incluso, la normativa podría llevar a un árbitro a detener un partido si los hinchas insisten en gritar esta frase que se ha popularizado entre los mexicanos cada vez que el portero rival despeja el balón de su área, según consigna El Universal.

Con estas medidas, Samoura busca evitar problemas de discriminación u homofobia, este es el propósito de las normativas antidiscriminación que implementarán en la Confederaciones, que sirve de ensayo para el Mundial del 2018.

Los aficionados “tienen que entender que ponen en riesgo el partido al negarse a respetar las reglas del juego limpio”, dijo Samoura en conferencia de prensa.

cabe recordar que México y Chile han sido multados por la FIFA un total de 17 veces por este cántico.