El “Messi kiwi”, es el apodo de Marco Rojas, mediocampista neozelandes, de ascendencia chilena, que comanda el ataque de su escuadra en la Copa Confederaciones y que hoy anima el partido inaugural de la competencia frente al dueño de casa, Rusia.

La historia de este destacado jugador está marcada por su padre que alcanzó a vivir solo 7 años en Chile debido a que su familia decidió emigrar por la dictadura militar que se desarrollaba en nuestro país. Años después, un  5 de noviembre de 1991 nació Rojas en Hamilton, una ciudad a 130 km al sur de la capital económica de Nueva Zelanda, Auckland. A pesar de la lejanía con tierras chilenas, su padre le transmitió la pasión por el fútbol y también su fanatismo por Colo Colo.   

En el fútbol, Rojas debutó el 2008 por el Waikato FC de Hamilton donde comenzó a construir, en base a su juego desequilibrante, su exitosa carrera en tierras oceánicas. Actualmente milita Melbourne Victory de la A-League australiana.

Su debut con la selección mayor de Nueva Zelandia se dio con un empate 1-1 ante China en 2011. Luego marcó su primer gol con los “All Whites” al golear 6-1 a Islas Salomón en la eliminatoria para el Mundial de Brasil 2014.

El “Messi kiwi”, de 25 años, ha confesado en entrevistas su admiración por Alexis Sánchez. “Me gusta mucho como juega Alexis Sánchez. Quiero ser como él”, señaló el jugador de padre chileno en 2013.