El senador Alejandro Navarro hizo una dura intervención donde interpeló en la Sala del Senado a las autoridades y a la institucionalidad a tomar posición frente a los hechos de violencia acaecidos en la Escuela G-816 de Temucuicui, en La Araucanía, el pasado miércoles 14 de junio.

“Lo que ha ocurrido en Temucuicui no puede volver a repetirse, porque es la segunda vez, en menos de tres años, que estos hechos graves ocurren”, señaló Navarro, invitando a los senadores a revisar los videos disponibles.

“Las imágenes hablan por sí mismas. La tanqueta, los vehículos blindados, echando abajo las rejas de la escuela para ingresar al lugar de la escuela. El gas lacrimógeno que afectó a profesores y a niños. Yo invito a la ciudadanía a ver los videos, invito a quienes nos acompañan en la Sala. Lo invito a usted, presidente, a que ponga atención a los videos, a que ponga atención al audio. La desesperación, la impotencia, el abuso, la impunidad con que actúa Carabineros en una escuela básica”. ¡Esto no ocurriría jamás en ninguna de las comunas ricas del país! No ocurriría en Las Condes, no ocurriría en Vitacura, no ocurriría a lo menos en una escuela urbana en ninguna de las regiones del país. Ocurre porque es Temucuicui”, agregó.

En su intervención, Navarro recordó que Chile ha sido condenado a lo menos en tres ocasiones en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): el “caso Lonkos”, el caso Poluco-Pidenco y el caso Ralco. Todos casos donde la CIDH estableció una condena contra Chile. Luego de ello, criticó duramente el accionar de Carabineros, el terrorismo de Estado y el tratamiento de los medios de comunicación al tema:

¿Cuántos muertos más van a tener que existir en La Araucanía? ¿Cuántos muertos más van a existir en Bio Bio? ¿Cuándo se establece una mesa de diálogo entre el Estado de Chile y la comunidad mapuche? ¿Por qué las forestales se niegan al diálogo? ¿Y por qué, efectivamente, cada vez que hay violencia se les atribuye a las comunidades mapuches? Cuando la violencia viene de arriba, es seguridad pública; cuando la violencia viene de abajo, es terrorismo. Y el debate hoy día entre los candidatos presidenciales y en Chile es si hay terrorismo o no en La Araucanía”.

El terrorismo de Estado que hoy día ha vivido la escuela de Temucuicui no puede ser dejado impune. Vamos a recurrir, y espero contar, por cierto, con la participación -lo hemos conversado con el senador Jaime Quintana-, de recurso de amparo por los niños de la escuela de Temucuicui. Vamos a pedir una investigación y la identidad de todos los carabineros involucrados, de los jefes policiales que condujeron esos vehículos que ingresaron a la escuela y causaron este grave daño psicológico y físico a los niños de dicha escuela.

Aquí el terrorismo de Estado se está practicando.

Y la violencia no se resuelve con más violencia. Y lo he dicho una y otra vez: la violencia en La Araucanía, o como dice El Mercurio, la violencia rural, porque se niega el tema de fondo, que lo que hay es una lucha por la recuperación de tierras usurpadas, y mientras no haya recuperación de las tierras usurpadas al pueblo mapuche no va a haber paz en La Araucanía, así pongan un carabinero en cada camión; así sigan mil, dos mil carabineros militarizando la zona conflictiva.

Y así como yo lo he leído en el caso de Luis Marileo, que siendo muy niño vivió el allanamiento de su comunidad; que siendo niño fue detenido, golpeado y trasladado a dependencias policiales siendo menor de edad, para que luego de ocho, diez años se convierta en un weichafe.

El que siembra vientos cosecha tempestades. Y el Estado de Chile está cosechando las tempestades.