Durante la mañana de este miércoles 21, personal de la Policía de Investigaciones detuvo a Sergio Catrilaf, uno de los once imputados en el caso Luchsinger-Mackay.

El comunero mapuche se encontraba prófugo desde el 9 de febrero de este año, cuando la Corte de Apelaciones de Temuco decretó el reingreso de Sergio Catrilaf Marilef a la cárcel de esa ciudad. La medida no pudo concretarse ya que el hombre de 37 años no se encontraba en su hogar en la comunidad Juan Catrilaf II en la Comuna de Padre Las Casas y, desde entonces, había sido declarado en rebeldía por la justicia.

En esa ocasión, en un video exclusivo para El Desconcierto, Catrilaf señaló desde la clandestinidad: “Yo he decidido no volver a la cárcel ya que históricamente los winka nos han atropellado y encarcelado”, explica en mapudungun, añadiendo que “no podemos tolerar tanta injusticia (…) ya vamos a cumplir un año privados de libertad en un proceso judicial sin tener pruebas relevantes”.

Actualmente Catrilaf se encuentra en un cuartel de la PDI en Temuco acompañado de su defensa, la abogada Manuela Royo, quien explicó que el procedimiento se realizó cerca de las 10.30 de la mañana cuando Catrilaf visitaba el hogar de su familia en Padre Las Casas en el contexto de celebración del We Tripantu.

La abogada además señaló que no hubo resistencia ni violencia por ninguno de los dos lados y que Catrilaf se encuentra tranquilo. Sobre los pasos siguientes, explicó: “mañana, jueves, va a ser puesto a disposición del Tribunal de Garantía de Temuco, donde se va a hacer efectiva la orden de ingreso a prisión preventiva que decretó la Corte de Apelaciones”.

“Se deja sin efecto el sobreseimiento temporal que pesa sobre él y su situación de rebeldía, y transcurre el proceso al igual que todos los imputados”, agregó Royo.

Finalmente, la abogada afirmó que Sergio Catrilaf se encuentra evaluando sumarse a la huelga de hambre que llevan adelante ocho de los imputados desde el pasado 29 de mayo y que su decisión será comunicada durante los próximos días.