Una dura realidad fue transparentada en el último concejo municipal de Valparaíso, donde un equipo a cargo de la Corporación Municipal dio a conocer el estado financiero actual de la institución que administra los servicios de salud y educación.

El organismo realizó un análisis de las bases de datos que considera el periodo 1999-2016 y arrojó una deuda que alcanza los $73 mil millones.

Según el gerente de la Corporación Municipal, Marcelo Garrido, “hay una tendencia bastante clara en nuestro análisis. Entre 1999 y 2010 se produce una deuda contenida que llega a 2007 a 10 mil millones de pesos, lo que ocurre posterior a esa fecha, entre 2007 y 2016, es un crecimiento casi exponencial, donde la deuda se multiplica casi unas siete veces, pasando de 10 mil millones a 73 mil millones”, explicó.

El propio Garrido precisó que de los $73 mil millones “unos 43 mil millones corresponden a una deuda previsional, es decir trabajadores que se encuentran con sus cotizaciones impagas. El resto corresponde a acreedores de distinta naturaleza”, y agregó que “hubo negociaciones con cláusulas leoninas y multas exorbitantes que van mermando día a día el patrimonio y el flujo de caja que nos lleva a contraer una deuda. Hay convenios y repactaciones que no son adecuados en los montos y multas en la manera que se definió el compromiso que asumió la Corporación. No hubo un cuidado del patrimonio corporativo”, dijo.

La grave situación que atraviesa la Corporación Municipal fue comentada por el alcalde Jorge Sharp, quien sostuvo que “el déficit de la Corporación Municipal es considerablemente superior a lo informado por autoridades de la administración anterior de la municipalidad y de la corporación”.

Asimismo, el jefe comunal develó que “se había señalado, por parte del ex alcalde y algunos concejales, que existía un acuerdo para la condonación de deudas e intereses vinculados al no pago de cotizaciones, entre el municipio y el Instituto de Previsión Social. Ese convenio que señalaron que se había celebrado a fines de 2016, no existe. El ex alcalde y autoridades de la Corporación de la época dijeron que había un convenio que hacía condonar una deuda de $18 mil millones equivalentes a deudas. Ese convenio nunca existió”.

Además, Sharp comentó que “del análisis del déficit es posible ver con toda claridad que en la época en que la deuda se dispara es en los últimos ocho años, que coincide con el período del ex alcalde y de sus representantes en la Corporación Municipal. Eso expresa que no fueron sólo razones estructurales, vinculadas a la municipalización de derechos como la salud y la educación, las causantes del déficit, sino un conjunto de decisiones políticas, administrativas y financieras que se tomaron en los últimos ocho años que hicieron crecer el déficit de la forma en que creció”.

Para cerrar, el jefe comunal indicó que “queremos sacudir al municipio y a la Corporación del aura de corrupción que percibe la ciudadanía de estas instituciones. El estado en que se encuentran no es responsabilidad de los trabajadores de base, de quienes reciben órdenes, pero lamentablemente terminan pagando justos por pecadores por la irresponsabilidad de un grupo de personas que usufructuó de las instituciones. Por eso hay que perseguir responsabilidades penales, administrativas de quienes tomaron las decisiones. Vamos a poner los antecedentes ante la ciudadanía y ante los organismos de investigación que correspondan. Acá es caiga quien caiga, porque queremos que la municipalidad sea un instrumento de cambio social y saque a la ciudad de su estado de abandono”.