Durante la madrugada de hoy, el volante de Colo-Colo Esteban Pavez se vio en envuelto en una polémica que nada tiene que ver con su talento en la cancha.

El joven mediocampista chocó un semáforo en la comuna de Ñuñoa, alrededor de las 4 de la mañana. Entonces, procedió a darse a la fuga, siendo perseguido por carabineros después de la denuncia de un testigo.

“Ante esto Carabineros va al lugar y comienza a realizar un patrullaje preventivo, percatándose que el vehículo que había sido denunciado participa en un accidente de tránsito y posteriormente al ser ubicado y fiscalizado, éste se fuga por diferentes zonas de las calles de Ñuñoa”, aseguró Víctor Olavarría, mayor de la 18ª Comisaría de Carabineros.

Pavez, creyéndose que esquivaba rivales en la cancha, no quiso detenerse, por lo que Carabineros disparó a los neumáticos de su vehículo para lograr detenerlo en José Pedro Alessandri con Avenida Grecia.

Tras ser arrestado, se confirmó que estaba conduciendo en estado de ebriedad. Fue trasladado a la comisaría y finalmente fue liberado.