Durante esta mañana, voceras de la Confech y dirigentes secundarias se reunieron con jugadoras de fútbol para disputar un encuentro por la educación no sexista. Además, la instancia tenía por objetivo denunciar las desigualdades y discriminación que afecta a las mujeres deportistas.

La cita estuvo marcada por la presencia Iona Rothfeld, futbolista y presidenta interina de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (Anjuff). “El fútbol es una herramienta que sirve para visibilizar esta realidad”, sentenció la jugadora, destacando la lucha contra la educación no sexista, bajo perspectivas que también excluyen a las mujeres de las posibilidades del deporte: “Queremos generar consciencia”, consignó.

En entrevista reciente con Radio Universidad de Chile, Rothfeld reconoció que “esto es necesario para pensar en una sociedad más equitativa en términos de género. Se nos ocurrió la idea de hacer un partido y estuvimos no solo yo, sino que la Asociación encantada de participar, porque el fútbol le da ese toque más llamativo, es un muy buena manera para visibilizar este problema”.

Además, también estuvo presente Sofía Barahona, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, quien recalcó que “lo que nos convoca es avanzar en una educación no sexista y visibilizar la discriminación que viven las mujeres”. En Chile, numerosas jugadoras deben “pagar” para poder jugar, además de no contar con contratos ni remuneraciones acorde a su actividad.

Desde muy temprano y pese al frío, jugadoras y dirigentas estudiantiles se enfrentaron en un partido en plena Plaza Italia, a pocos pasos de la estación de Metro. A la cita también acudieron las dirigentas de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), Sara Robles, y Francisca Flores, de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones). Una alianza inédita, que da cuenta de las nuevas discusiones en materia de género.

Flores señaló que, a través de esta actividad, también pretenden a las estudiantes del Liceo 7 de Providencia, quienes denunciaron diversas situaciones de acoso y discriminación al interior del establecimiento. “Nuestras compañeras están siendo abusadas en su sala de clases. Creemos que es algo mínimo que debería cambiar”.