La pasión por el fútbol y los números llevó a los académicos de la FCFM Denis Saure y Marcelo Olivares a crear un sistema de predicción utilizando modelos econométricos y de simulación, que les permitiera predecir el resultado de cada partido y del torneo durante la Copa América 2015, campeonato en que finalmente la Roja se llevó la copa.

En dicha oportunidad mantuvieron el sistema en línea durante la competencia en la página del Centro de Inteligencia y Negocios del Departamento de Ingeniería Industrial. ¿El resultado? “El tráfico por esa página subió infinito durante esos días”, señala el profesor Saure.

Tal éxito llevó a los académicos a poner nuevamente a prueba el modelo en la Copa Centenario en 2016, y a hacer un nuevo intento en la actual Copa Confederaciones. Todo con miras a sofisticar cada vez más la idea pensando en un desafío mayor: el Mundial de Fútbol Rusia 2018. 

“La Copa Confederaciones la estamos usando como una prueba para el Mundial e hicimos un modelo mucho más refinado que tiene más datos, y se supone que tiene mucho mejor calidad”, dijo el académico sobre la información que está disponible en www.851.cl. Entre las predicciones que el modelo arrojó, se encuentran que Chile tiene un 28% de probabilidades de ganar a Alemania, y un 24% de probabilidades de salir campeón de la Copa.

“Cuando uno hace predicciones no apuesta a resultados, sino que trata de entregar probabilidades. Para el partido de Alemania tenemos que hay un 28% de chances de que gane Chile, que parece bajo, si uno tuviera que predecir algo uno podría pensar que uno está diciendo que Chile va a perder. Pero no es así, uno está diciendo que si Chile fuera a jugar cuatro partidos, uno lo ganaría, dos los empataría, y un partido lo ganaría Alemania”, afirma Saure.

¿Cómo funciona?

El modelo que está actualmente en funcionamiento, y que es manejado con por el ayudante de doctorado, Pablo Jofré, cambia sus predicciones en tiempo real, dependiendo de lo que va sucediendo en los partidos. “Entonces, cada vez que hay una tarjeta amarilla, una tarjeta roja, un gol, el modelo se ajusta para ver cómo cambian las predicciones”, explica Saure, quien detalla que la estimación es minuto a minuto durante los partidos de “La Roja”, mientras que para el resto de los enfrentamientos, se toman los resultados y se reactualizan las predicciones del torneo.

Junto a los datos que va entregando la contingencia de cada partido, el modelo utiliza la econometría para tomar datos históricos de cuáles son las dinámicas que se producen dentro de un partido, las que incluyen, por ejemplo, cómo impacta en el comportamiento ofensivo de un equipo el tiempo que falta para que termine un encuentro, o cómo afecta a los jugadores que se les muestre una tarjeta. “Tomamos todos esos datos y los ajustamos a un modelo matemático para que nos entregue un patrón. Una vez que uno tiene ese modelo, uno puede hacer predicciones para un partido en particular. Nosotros pescamos este modelo del desarrollo de un partido y simulamos el desarrollo del campeonato y eso nos da quien es el campeón, y eso lo hacemos un millón de veces. Con esta técnica de probabilidades podemos estimar con harta precisión”, dice el experto.

Y aunque la motivación que llevó a los académicos a elaborar este sistema se funda principalmente en su fanatismo por el fútbol, el modelo también ha llegado a las aulas. “Esto es algo que tú le puedes contar a los alumnos, los puedes motivar con esto en los cursos que dictamos”, concluye el académico.