Noemi Betanzo reconoció haber gastado entre 30 y 40 millones de pesos en apuestas en el Casino Marina del Sol de Talcahuano. El dinero pertenecía al hogar de Lactantes Arrullo que depende del Servicio Nacional de Menores (Sename) de Concepción.

Betanzo se desempeñaba como contadora del hogar desde hacía seis años, razón por la que gozaba de amplias libertades, tal como cobrar a su nombre cheques que estaban destinados a pagar a los proveedores, publica Diario Concepción. Lo anterior dado que los documentos no eran nominativos, sino que estaban dirigidos al portador, en este caso, a ella.

Ante sospechas de los pagos no realizados, en marzo pasado la directora nacional, Solange Huerta, instruyó una auditoría del año 2016, la que detectó estos delitos. Una vez que las irregularidades fueron confirmadas, la funcionaria fue desligada del hogar.

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) presentó una querella contra Betanzo por el delito de fraude al Fisco. En el documento se señala que en su declaración, la encargada de presupuesto afirmó haberse apropiado de 30 a 40 millones de pesos “y que este dinero lo gastó apostándolo en el casino, por lo que se puede presumir que las sumas de dinero fueron sustraídas y no fueron restituidas, causando un perjuicio fiscal equivalente a las cantidades antes mencionadas”.

La acción judicial pide que se cite a declarar a funcionarios del centro Arrullo; que la PDI realice un informe pericial contable sobre los pagos a proveedores entre los años 2007 a 2017; que se oficie al Hogar para que explique las funciones de la encargada de presupuesto y a BancoEstado para que remita los movimientos de la cartola bancaria del centro en el mismo periodo.

El secretario nacional de la Asociación de Funcionarios de Sename, Cristián Araya, señaló que la situación se produjo por falta de control dentro del Hogar Arrullo. “Yo diría que aquí hubo exceso de confianza de varias personas (…) Eso es un error administrativo, que aparentemente llevaba varios años en su ejecución. Es una cifra alta y yo no entiendo cómo pasaron tantos años sin que nadie se diera cuenta”, dijo.