En pocos días se cumplirá un año de impunidad para Nicole Saavedra, la joven lesbiana que fue secuestrada, torturada y golpeada hasta la muerte en la localidad de El Melón, en la comuna de Nogales. 

El caso sigue sin imputados y la burocracia de la justicia evidencia el desinterés por resolver quiénes fueron los responsables de su asesinato, que la familia y las organizaciones de mujeres apuntan como un claro caso de femicidio motivado por lesbofobia.

“Cuando ha pasado un año desde que han asesinado a tu hija, a tu hermana, a tu novia, y no hay ningún avance en la investigación e inclusive el fiscal no asiste a las instancias judiciales, la percepción que se va generando en la familia ni siquiera es de negligencia hacia ellos, sino que, de negación, de absoluta invisibilidad para el sistema”, explicó la psicóloga Lorena Monsalve a VCC.

Además, el caso ha sufrido invisibilización por parte de los medios y la sociedad, por lo que su entorno invita a agitar y compartir en redes sociales las informaciones vinculadas al asesinato de Saavedra, bajo el hashtag #JusticiaParaNicole. En tanto, durante el próximo 24 y 25 de junio se desarrollarán Jornadas de Visibilidad Lésbica que abordarán el caso.

En los últimos días, desde la página de Justicia Por Nicole, denunciaron que el fiscal Juan Emilio Gatica no llegó a la última audiencia por el caso y envió a un subrogante. Además, el mencionado no preparó nada para la audiencia. “La familia está muy abandonada por la comunidad de Quillota y Limache”, apuntaron. Desde enero, no se registra ningún avance en la investigación. El próximo 25 de junio, se cumple un año sin justicia.