“Mari mari pu lamngen mari mari kompuche”, comenzó diciendo la presidenta Michelle Bachelet esta mañana, en el lanzamiento de la llamada Ley Araucanía, producto del trabajo de la comisión asesora presidencial sobre la situación que afecta a la novena región.

El lanzamiento no fue sin polémica, pues originalmente estaba programado para que fuera en la misma región en cuestión. Sin embargo, lo realizó desde La Moneda.

Reconocimiento político y cultural para los pueblos originarios, nuevo feriado nacional para el 24 de junio y derechos políticos a ser tratados en el proyecto de Nueva Constitución son algunos de los temas anunciados por la presidenta, además pedir perdón tanto al pueblo mapuche como a las víctimas de la “violencia rural”.

Bachelet comenzó alabando las políticas realizadas hasta ahora sobre La Araucanía, como la aplicación del convenio 169 y la ley que crea el Ministerio de Pueblos Indígenas. El 169, que determina la obligatoriedad de la consulta indígena, está vigente en Chile, pero desde comunidades indígenas han denunciado que los decretos 66 y 44, dictados durante el gobierno de Sebastián Piñera, limita constantemente la aplicación.

La actual presidenta prometió en campaña su revisión, cuestión que no se ha concretado y tampoco fue anunciada ahora. 

Aunque sí reconoció que “estas medidas hasta ahora han sido insuficientes. Debemos dar un nuevo paso y responder con políticas nuevas, asumir al convivencia de diversidades y paz que debe fundarse en reconocimiento institucionalizado. Cambiar la mirada es asumir responsabilidades en una historia de desencuentros y postergación”.

“Hoy, quiero pedir perdón al pueblo mapuche por los errores y horrores que ha cometido el estado de Chile”, afirmó Bachelet.

A renglón seguido, de nuevo se disculpó: “Quiero reconocer el dolor y las pérdidas de todas la víctimas de la violencia rural y pedirles perdón por las veces que no supimos resguardar la paz”.

En cuanto a las propuestas, precisó que el reconocimiento constitucional y las medidas de participación y representación política en el Congreso serán incluidas en el proyecto de nueva Constitución , que será enviado el segundo semestre de este año al Parlamento, previa aplicación de la consulta indígena.

Anunció un proyecto de ley que crea el feriado nacional para el día 24 de junio, año nuevo indígena, día de los pueblos originarios y celebración del We Tripantu para el pueblo mapuche. Además, le darán suma urgencia a la creación del Ministerio de Pueblos Indígenas para que esté en funcionamiento antes de que termine el actual período presidencial.

También aseguró que serán modificadas las normas de fondos de tierras la Conadi, así como el registro de comunidades indígenas.

También se creará un comité interministerial que tendrá como objetivo actualizar el catastro de tierras y aguas indígenas, “el que escuchará las reivindicaciones territoriales del pueblo mapuche y  los argumentos de los parceleros y agricultores”.

En materia económica, anunció una “fuerte inversión en obras públicas” y una serie de medidas que tendrán “el foco en el fomento productivo y la formación de capital social”. También habrán “incentivos económicos especiales para empresas de la región que se instalen en comunas pobres”, así como mejorar los caminos y llegada de agua en los sectores rurales.

Respecto a la llamada “violencia rural”, afirmó que la Subsecretaría de Prevención del Delito trabajará con las Intendencias de las regiones del Bío Bío y Araucanía para implementar un plan de apoyo a las “empresas afectadas por la violencia“, contribuyendo en reposición de actividades productivas de la micro, pequeña y mediana empresa.

Por último, mandó un claro mensaje: “Acá no hay espacio para quienes pretenden poner la violencia por delante. Hay espacio solo para los que vengan con manos limpias y cara descubierta”.

Te puede interesar:

Las deudas del segundo gobierno de Michelle Bachelet con los pueblos indígenas