El viernes 12 de mayo, la joven Fabiola Antiqueo, de tan solo 18 años, perdió su ojo después de recibir directamente el impacto de una bomba lacrimógena lanzada por efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros.

Esta mañana se confirmó que el Instituto de Derechos Humanos (INDH) presentó una querella contra los funcionarios que resulten responsables del delito de lesiones graves gravísimas. El texto respalda el relato de la joven y acredita que también fue analizado por el departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico.

“Se concluye de manera tajante que existe plena concordancia entre las lesiones y el relato presentado por la joven. Esto quiere decir que las lesiones sufridas no es atribuible a ningún otro elemento que no sea una bomba lacrimógena”, aseguró el abogado del INDH Marco Rebanal a Bío Bío.

Por su parte, el jefe de la IX zona de La Araucanía defendió la labor de la policía y dijo se trató “de un procedimiento de control de orden público, Carabineros llegó a restablecer el orden público. Tenemos la certeza de que el personal operó de acuerdo a la ley”.