Ante las inquietudes planteadas por familiares y amigos de los mineros atrapados en la mina Cerro Bayo sobre la continuidad de las labores de búsqueda, los equipos de Gobierno reiteraron que continuarán trabajando “en los frentes que sean necesarios hasta agotar las alternativas técnicas posibles en la Mina Delia II”.

Esta labor continuará “pese al análisis técnico realizado tras 15 días de trabajo, el cual descarta la posibilidad de encontrar con vida a ambos mineros”, sostiene el documento entregado a los medios.

El análisis detalla la presencia de barro entre los niveles 71 y 55 de la Mina Delia II, y un alto PH del agua, que puede tener características corrosivas altamente peligrosas para las personas. Eso sí, se recalcó que dichas operaciones “seguirá privilegiando la seguridad de quienes trabajan en esta ardua y delicada operación”.

Producto de dicho escenario, se dio cuenta de que las labores desarrolladas en diversos frentes han incluido a más de 100 funcionarios de 16 instituciones públicas quienes se mantendrán en la zona.

Desde el punto de vista técnico, se han realizado diferentes acciones, entre las que destacan los sondajes para determinar el nivel de inundación de la mina; el desvío del estero La Tina, que provee de agua a la Laguna Verde; y el bombeo de agua para disminuir el nivel de colapso.

El documento agrega que buzos especializados ingresaron a la mina para establecer con mayores detalles las condiciones de la rampa inundada, pese a las dificultades existentes en la zona. De hecho, el PH del agua y la temperatura dificultan que las personas, independiente a su preparación técnica, puedan permanecer sumergidos por mucho tiempo.

Por último, destacaron que las operaciones de magnetometría han sido claves para la detección de objetos metálicos en profundidad; la construcción de un canalón, que requiere de un completo trabajo de planificación; o el intento de levantamiento de un pretil, pese a las condiciones desfavorables del terreno.