La rapera chilena Ana Tijoux llegó por primera vez en su carrera a La Paz, Bolivia, donde anunció un concierto el próximo 24 de junio de su proyecto “Roja y Negro, Canciones de amor y desamor”.

Se trata de una reinvención de la cantante nacional, donde el rap es relegado por el sonido acústico de boleros, tangos y música folclórica latinoamericana.

Para ella, tocar en Bolivia supone un “momento histórico” y un deuda pendiente de los músicos nacionales en general.

“Nos parecía, a nosotros como equipo, insólito que tocáramos en otros países mucho más lejanos y que no hubiéramos tenido la posibilidad de venir”, admitió a Agencia EFE.

La rapera llega gracias a la embajada de Francia y la Alianza Francesa en La Paz, en el marco del programa “Mujeres, los retos de Hoy y Mañana”.

Por el día de la música el próximo 21 de junio, se organizó un concierto donde Tijoux tocará junto a sus dos guitarristas, Ramiro Durán y Raimundo Santander.

Lo harán en una una sede del Teleférico de la ciudad, donde tambien tocarán artistas franceses y bolivianos, como la fabulosa voz en quechua de Luzmila Carpio.

La rapera también sacó a la luz su crítica a la sociedad patriarcal y señaló que “vivimos en un momento histórico en el que los hombres y mujeres tenemos que declararnos feministas“.

“Es verdad que hay un rap mediático que muestra una cosa bastante burda de las mujeres, pero eso ni siquiera es rap, es basura“, criticó Tijoux.