Todos sabemos que en Chile, en la generación de las distintas políticas públicas, mandan los diferentes grupos económicos y por ello existe tanto abuso por parte de los grandes empresarios e inicua desigualdad derivada de la estructura del Estado.

En esta ocasión volvemos a la carga con el tema del patrimonio arquitectónico, ya que el próximo miércoles 28 de junio el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), por la legítima presión ejercida por la ciudadanía organizada, deberá adoptar la decisión de proteger como Monumento Histórico dos edificios desocupados de la Villa  San Luis, comuna de Las Condes, cuyos propietarios son inmobiliarias que intentan demolerlos para construir en su reemplazo lucrativas torres de oficinas en altura.

El cuerpo colegiado del CMN que votará ese día tendrá la responsabilidad de decidir si la memoria histórica de las mil familias de escasos recursos que fueron desalojadas por la fuerza de sus viviendas construidas en el gobierno de Salvador Allende, debe ser preservada en el tiempo. El mismo día miércoles 28/06/17 la ministra de Educación, Adriana Delpiano, en su calidad de superior jerárquica del CMN recibirá en su despacho a los animosos dirigentes sociales que han llevado a cabo esta propuesta conservacionista.

El sábado 24 de junio de 2017 llegaron algunos poderosos bulldozers al lugar en donde están emplazados los 2 edificios, con el mandato expreso de la inmobiliaria de eliminar de la faz de la tierra esos vestigios del conjunto habitacional que buscaba la integración social en una comuna en donde residen los que mandan. Los dirigentes sociales se contactaron con los carabineros y con la Dirección de Obras de la Municipalidad de Las Condes para que se detuviera la demolición pues no estaban en regla los permisos correspondientes.

El municipio ejerció su rol fiscalizador y se suspendió la destrucción. En paralelo se ingresó una denuncia formal en la comisaría más cercana de carabineros y así los edificios se mantiene incólumes para ser protegidos próximamente.

Ya que estamos hablando de la comuna de Las Condes, deseamos reconocer la responsabilidad de algunos propietarios de interesantes y antiguas casonas localizadas en la Zona de Conservación Histórica de la Av. Presidente Errázuriz, quienes en diferentes épocas, las han restaurado conservando íntegramente sus estilos arquitectónicos. Hemos expresado lo anterior, porque la tónica de muchos es inventar riesgos latentes de derrumbes por el paso del tiempo en este tipo de inmuebles para arrasar con ellos y construir torres en altura.

También nos llamó la atención una desinformativa nota periodística titulada “Ponen en venta casa de embajada de Holanda en US$ 38 millones”, publicada el 23/06/17 en el Cuerpo Economía y Negocios de El Mercurio.  Se trata de una imponente propiedad ubicada en la Av. Apoquindo 5360. La casa se edificó en el año 1948, se levanta sobre un terreno de 5.800 m2 y está declarada como inmueble de Conservación Histórica. Ese diario que desconoce las disposiciones relacionadas con este tipo de protecciones patrimoniales, recogiendo las festivas opiniones de ciertos corredores de propiedades, expresa que en dicho sitio se pueden construir torres de 22 pisos de altura.

Las zonas e inmuebles de Conservación Histórica se reflejan en los Planes Reguladores Comunales (PRC) y en este caso dicha casona es parte integrante del aludido sitio, con dirección Av. Apoquindo 5360-5376 en el PRC de Las Condes, el que está graficado en el plano PRCLC-93 en láminas 1 y 2. La Contraloría General de la República ya ha emitido dictámenes al respecto debido a que lo protegido es la silueta del inmueble de 5.800 m2 en su totalidad y no solo la edificación allí existente.

Sobre esta interpretación puntual, por otros casos resueltos por la Contraloría, recordamos lo sucedido con el Colegio Universitario Inglés en la comuna de Providencia, el Seremi de Vivienda y Urbanismo posiblemente motivado por su sesgo pro inmobiliario, ya se ha equivocado y por lo tanto su proceder fue objetado por el ente fiscalizador.

En resumen y en lo esencial de esta columna, esperamos que el miércoles próximo el CMN declare la protección para el sitio de 3.500 m2, en donde se levantan los 2 edificios de 4 pisos cada uno, heroicas reliquias de la Villa San Luis, presumiendo que la inmobiliaria chillará a más no poder porque se le está yendo de las manos un atrayente negocio inmobiliario


Presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad