Tras el negativo rendimiento de Paulo Garcés la temporada pasada y la polémica salida de Justo Villar, Colo Colo se quedó con solo un arquero, el canterano Álvaro Salazar. Sin embargo, la administración de Aníbal Mosa mostró su as bajo la manga: Agustín Orión.

El veterano portero argentino suma 17 años de carrera desde que subió al primer equipo en San Lorenzo de Almagro. Sin embargo, no debutó hasta dos temporadas después, partido en el que recibió dos goles en la caída contra The Strongest en La Paz, por la Copa Sudamericana.

Orión solo ha vestido camisetas de equipos con tradición allende Los Andes: Boca Juniors, Racing de Avellaneda y Estudiantes de La Plata, considerado el sexto grande del fútbol argentino. Y en su primera incursión internacional, aterriza en Colo Colo con 36 años.

El portero fue sometido a un proceso de “arellanización” del Cacique, donde le explicaron la historia del club al mismo tiempo que recorrían el Estadio Monumental. Sin embargo, no todo quedó allí.

El meta se hizo socio del club y pagó un año de su afiliación al Club Social y Deportivo. Además, solicitó todo tipo de literatura para imbuirse en la leyenda del equipo albo.