Durante los últimos años se ha acortado la brecha existente entre los partos normales y cesáreas en el sistema público. En contraste con 2001 (31%), dichos procedimientos alcanzaron el 43% de un total de 140.432 alumbramientos atendidos durante 2016 en hospitales públicos.

Según consigna La Tercera, solo un 57% correspondió a partos naturales, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la tasa de partos por mediante cesáreas no deberían superar el 10% y 15% del total.

Las cifras encendieron las alarmas del Ministerio de Salud, que por estos días trabaja en la elaboración de una norma para regularizar y protocolizar la forma en que se desarrollan estos procedimientos.

“Hemos estado en reuniones de trabajo, específicamente, para generar un criterio y una forma actual de cómo manejarlos”, reconoció la ministra de Salud, Carmen Castillo.

A la vez, se reveló que del total de cesáreas realizadas, el 45% de estas fueron “electivas”, es decir, intervenciones que se programaron tras detectar alguna patología materna o fetal que contraindica o desaconseja un parto normal.

Por otro lado, en el sistema privado siempre ha existido un predominio de las cesáreas: datos de 2014 revelan que, del total de 70.874 partos atendidos en clínicas, el 72% fue por esta vía.

Anita Román, presidenta del Colegio de Matronas, manifestó que “el paquete (PAD) que hizo Fonasa para financiar el parto (en forma privada en pensionados o clínicas) está aumentando el número de cesáreas en todos los hospitales. Un ejemplo es el Hospital de Curicó, que tiene un 70% de cesárea y todas son atribuibles a la libre elección”.

La norma que elabora el Minsal busca reducir el número de procedimientos de cesárea. Por ello, se designarán personas encargadas del monitoreo para cada hospital, que buscarán mantener las tasas bajo el 30%, como ocurre en La Florida, San Juan de Dios o Padre Hurtado. Del mismo modo, se trabajará en la promoción del parto normal, impulsando un modelo de atención integral que favorezca la intimidad de la madre y el bebé en las primeras horas y días de vida.