A nombre de la Catedral Evangélica de Chile, su relacionador público Eduardo Durán, anunció que el predicador Javier Soto no estará invitado al próximo Te Deum, que se celebra tradicionalmente durante septiembre.

Según consigna El Mostrador, Durán recalcó que “el mundo evangélico nada tiene que ver con personas fanáticas que en forma violenta y ofensiva pretenden evangelizar a otros”. Soto fue expulsado hace una semana del programa de TV “El Interruptor” de Vía X, donde pisoteó una bandera que en teoría representaba a la diversidad sexual.

Del mismo modo, el líder evangélico manifestó que el denominado pastor Soto y sus constantes ataques a la comunidad LGBTI “contraviene severamente la misión pastoral del mundo evangélico”.

Por último, el relacionador público de la Catedral Evangélica de Chile manifestó que el pastor Soto “es una preocupante expresión de intolerancia, que busca amparar detrás de una biblia la agresión y la discriminación. Él no representa a los evangélicos ni a sus líderes, ni a las organizaciones cristianas, porque los evangélicos creemos en la convivencia respetuosa entres las personas. Desde esa mirada el señor Soto se coloca al margen de esta condición”.

Además, sentenció, “tampoco nos consta su condición de pastor con estudios en teología y ordenado por alguna corporación”.