“Fue alrededor de las cuatro o cinco de la mañana. Violentamente aparecen policías en la casa, rompen las ventanas y puerta, usan gran cantidad de bombas lacrimógenas. Mis sobrinos de 16 y de 8 años se encontraban durmiendo. Ellos, junto a mi madre, presenciaron y fueron víctimas de todos estos eventos. A ellos los sacaron de la casa de forma muy violenta y los apuntaron con armas. Recibí un balín de goma en el estómago al salir de la casa, luego me golpearon violentamente. Al detenerme, los policías me decían: ‘Indio muerto de hambre. Si estuviésemos en dictadura te volaríamos la cabeza’, ante lo cual dije: ‘Hágalo'”.

El relato corresponde a Jaime Marileo Saravia y es parte del libro Pewmas/Sueños de Libertad de Ruth Vargas, quien documentó ampliamente la experiencia de los ocho comuneros mapuche que en 2014 lograron que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenara a Chile por violar principios de inocencia, igualdad, libertad, pensamiento y no discriminación en el uso de la Ley Antiterrorista contra comuneros mapuche.

El joven de 16 años mencionado por Jaime es su sobrino, Luis Marileo Cariqueo. Él, junto a Patricio Gonzáles, fueron abatidos a escopetazos el pasado 10 de junio por el ex sargento de Carabineros Ignacio Gallegos Pereira en su fundo en Ercilla.

La investigación del hecho está a cargo del fiscal Héctor Leiva, de la Fiscalía de Collipulli. En paralelo, esta semana, la familia Marileo presentará una querella contra quien resulte responsable por la muerte de Luis, representada por el abogado Rodrigo Román. “Estamos pidiendo justicia, que se aclarezca esta matanza que hizo este carabinero contra dos jóvenes mapuche“, dice a El Desconcierto Jaime Marileo Saravia.

Cortejo Fúnebre de Luis Marileo y Patricio Gonzáles / mapuexpress.net

Robo frustrado u homicidio

“(Los individuos) lo atacaron con armas de fuego cortas y él (agricultor) repelió este accionar con escopetas y una pistola de su propiedad que se encuentra debidamente inscrita, ocasionando la muerte de estas dos personas”, dijo el fiscal Luis Torres la noche del sábado 10 de junio.

A eso de las 17:30 de la tarde, Patricio Gonzáles y Luis Marileo llegaron hasta el fundo El Encino, en la comuna de Ercilla, de propiedad del ex sargento de Carabineros Ignacio Gallegos Pereira.

Sendos disparos terminaron con la vida de los dos comuneros mapuche. Gallegos acusó legítima defensa, tesis sostenida ese mismo día por el fiscal Torres, así como el gobernador de Malleco, Guillermo Price, y Christian Franzani, general de zona en La Araucanía.

Desde la fiscalía de Collipulli, donde Héctor Leiva tomó el caso, lo ocurrido esa tarde se investiga como robo frustrado con resultado de muerte de los comuneros. Según informaron desde dicha oficina a este medio, los antecedentes preliminares son concordantes con la legítima defensa.

Desde la comunidad cacique José Guiñón, a la que pertenecía Luis Marileo, sostienen que los jóvenes fueron al lugar con el afán de conversar con Gallegos, pues este había robado unos caballos y los había registrados como propios. Llaman la atención también en que la tesis del robo es insostenible por la hora -plena luz del día- y que iban en una camioneta que no hubiera permitido esto.

“Todos apuntan desde acá a un asalto, a un robo. Luis decía que eran suyos los caballos. Pero fuera de todo eso, acá apuntamos al fallecimiento de Luis y Patricio, ambos mapuche, y en eso estamos enfocados, que se investigue. Si los caballos eran robados, se tiene que aclarar en la investigación“, dice Jaime Marileo.

Sin embargo, no es menor ni ignorado que la Fiscalía haya descartado de plano la tesis del homicidio, ofreciendo incluso protección al ex sargento de Carabineros. Con la querella, la familia busque se amplifique la investigación.

Aquí hubo una decisión apresurada e irresponsable de parte del Ministerio Público, inconcebible en un Estado de Derecho. Donde hay una persona, Luis Marileo, que muere de dos impactos de bala, sin que en el sitio del suceso no se encontrara nada parecido que le de sustentabilidad a la legítima defensa, a propósito de uno de los requisitos que es la proporcionalidad”, afirma el abogado Rodrigo Román. “Además, le brinda, medidas de protección a un eventual imputado por el delito de homicidio calificado”, agrega.

Esto, según Román, tiene razones políticas y no jurídicas: “El Ministerio Público, en el Wallmapu, es un órgano disponible para la persecución penal contra el pueblo mapuche, mas no para perseguir los delitos contra los mapuche”.

Comuneros mapuche absueltos por el CIDH

La familia Marileo y la Ley Antiterrorista

La primera detención de Luis, cuenta su tío, fue en el año 2001. El joven tenía apenas 8 años y una unidad de Fuerzas Especiales llegó a allanar la comunidad. Fue golpeado con un lumazo en su cabeza y llevado al vehículo policial, donde lo soltaron después de tomar y registrar su nombre.

“Eso nadie lo dice, ni la policía ni la prensa. Es como lo que pasó ahora en la escuela con Temucuicui, que ahora por lo menos por los teléfonos se graban y sale en la prensa. Pero en esa época eran muchos los niños detenidos”, afirma, en referencia al violento allanamiento de hace dos semanas en la escuela rural G-816, que obligó al gobierno a exigir explicaciones a Carabineros.

La familia Marileo tiene todo un historial de detenciones. El propio Jaime, junto a su hermano Patricio, fueron condenados por la Ley Antiterrorista y después absueltos tras el fallo de tribunales internacionales que acreditaron la violación a derechos humanos de la mencionada ley.

El propio Luis Marileo también fue condenado por la Ley Antiterrorista en el año 2010. Tenía 17 años y todavía era menor de edad para el recordado caso del Peaje Quino. Todos los condenados, incluido Luis, fueron absueltos tras demostrarse en los tribunales el montaje orquestado por Raúl Castro Antipán, infiltrado del Servicio de Inteligencia Policial de Carabineros (Sipolcar).

En esa ocasión, Luis fue tomado detenido de su colegio en Pailahueque, el mismo que después se convertiría en una base policial. “Acá en La Araucanía hay Estado de Sitio. En Ercilla hay una base en Pailahueque en lo que antes era un colegio, donde estudió Luis de hecho y donde falleció Alex Lemún. Esa es una violación fuerte a la libertad. Ahora la presidenta pide disculpas al pueblo mapuche, pero no lo hace por eso, lo hace sin hechos, sin caracterizar nada las disculpas”, cuenta Jaime Marileo.

– ¿Rechazan las peticiones de perdón que realizó la presidenta Bachelet?
– El perdón ya estaba hecho, viene de Francisco Huenchumilla cuando era intendente. Y nosotros decimos lo mismo: las disculpas se agradecen, pero ella como presidenta nos personaliza, lo mismo que todos los gobiernos. Aquí no es tema de unas disculpas al mapuche, acá hay una lucha frente al Estado, nosotros lo que buscamos es la libre determinación con el objetivo de la restitución de las tierras, entonces uno puede tomar las disculpas, pero esto no es con ella directamente.

– ¿Cómo vivieron en la familia y la comunidad el fallo de la CIDH, que los absolvió de todos los cargos?
– Hubo justicia, pero el daño psicológico no tiene justicia. Prácticamente no ha cambiado nada en los hechos acá, pero es importante que se supo y se aclaró frente al tribunal, con muchos profesionales que participaron en el proceso, que vieron que había una vulneración a libertad. En ese sentido fue bueno.

– ¿Cómo fue para la comunidad celebrar este logro de ser absuelto, mientras que al mismo tiempo Luis era condenado por la misma Ley Antiterrorista?
– Es contradictorio. Y sigue siendo así, cuesta percibir esto. Hay una recomendación importante de la Corte Interamericana que el Estado no ha acatado. Hay una violación de derechos en sus propias decisiones políticas.

– ¿Cómo fue para Luis crecer en ese contexto?
– Fue difícil, porque él vivía todo el enjuiciamiento a la familia, la aplicación de la Ley Antiterrorista, con todos los organismos del Estado como parte en las causas. Él fue viendo todo eso, y se conmovía mucho, siempre atento, preguntando porque yo estaba preso.

– El candidato Sebastián Piñera ha dicho que en su gobierno aplicó los cambios que recomendó la Corte para adecuarla al respeto a los derechos humanos y ahora promete intensificar algunas medidas como más policías y testigos secretos. Como uno de los comuneros absueltos por el CIDH, ¿qué siente al escuchar eso?
– Uno lo que percibe desde acá está en la práctica, donde se nota que hay un Estado bastante fuerte, que invierte muchos recursos para criminalizar el propósito del pueblo mapuche y las comunidades con sus tierras. Los gobiernos, como el de Piñera, tomaron la situación personalizando, entonces a mi no me preocupa lo que él menciona ni me asusta, porque la lucha del pueblo mapuche es con el Estado, los gobiernos pasan. Él tiene un discurso del empresariado, y le da característica al Estado de buscar la economía, que es de explotación al territorio mapuche.