Cuando Alberto Mayol irrumpió en la franja televisiva y lanzó el duro mensaje “no entiendes nada”, aludía principalmente a quienes confían en que nuestro país podrá alcanzar los derechos sociales dejando las decisiones en manos de los mismos de siempre.

Esta semana la candidata UDI por el distrito 13, Loreto Letelier, publicó un afiche en redes sociales donde asegura, de forma textual, que “la educación gratuita y de calidad ya existe, está en internet”

La calidad en la educación pública es un tema controversial, donde estudiantes secundarios, universitarios, profesores, académicos y apoderados, han generado distintas visiones sobre su significado.

Pese a esto, algo claro es que no la hallamos en internet.

El 2014, en la Confech, el académico Miguel Caro planteó un concepto alternativo a calidad: pertinencia.

Este concepto alude a la educación como un proceso de construcción del conocimiento ligado a la comunidad, es decir, al territorio en el que se está inmerso y a las necesidades de la población.

Se opone a su vez, a la visión de la calidad que se basa en estandarizar los conocimientos, en que la calidad sólo tiene sentido en función de pruebas que miden aspectos genéricos, pero que no dan cuenta de la diversa realidad social de nuestro país.

Los dichos de Loreto Letelier reflejan su desconocimiento sobre la educación como un proceso colaborativo de aprendizaje entre estudiantes y profesores, donde no sólo se imparten conocimientos, sino que se trabaja en equipo y comparten principios.

Esto, porque el proceso de aprendizaje educativo implica el desarrollar capacidades donde se aprende del otro/a, más aún, desde la perspectiva del pensamiento crítico y el poder formarse en un horizonte valórico en el que la democracia, la justicia y la solidaridad son principios fundamentales.

Asimismo, los dichos de Loreto Letelier además desvalorizan el rol de profesores, como si éste consistiera en un mero suministrador de información que puede ser reemplazable por internet.

Si bien el acceso masivo a internet es una herramienta invaluable, no puede ser reemplazo del proceso de enseñanza/aprendizaje y la relación entre profesor/estudiante, no por una cuestión de tradición o autoridad, sino porque es fundamental el poder orientar y facilitar dicho proceso, y ese es hasta ahora el rol insustituible de profesores en la sociedad.

Pedro Aguirre Cerda, El Bosque, San Miguel, Lo Espejo, San Ramón y La Cisterna componen el distrito 13, todas comunas empobrecidas, donde efectivamente hay altos porcentajes de deserción escolar, problemática que la candidata pretende solucionar con enseñanza por internet.

La deserción escolar está altamente relacionada a características socioeconómicas, ya que es en familias de bajos ingresos donde más se da este fenómeno, el que además se presenta principalmente en colegios municipales.

Pese a que está relacionado con el dinero, éste no gatilla el problema. Los factores que causan la deserción es el complejo escenario que rodea el ser pobre hoy en Chile, y esto no se soluciona enviando a los estudiantes a completar su enseñanza frente a computadores en sus casas.

Además de no aportar en nada a la solución del problema, la propuesta de la candidata de la UDI refleja algo aún más preocupante: el total desconocimiento que pueden tener ciertas candidaturas -como la suya- sobre los problemas de la gente a la que pretenden representar y la obsesión de la derecha en abaratar costos, como si la educación -y otros derechos sociales como salud, vivienda, y trabajo- pudiesen resolverse con medidas empresariales.


Presidente Federación de Estudiantes ex Pedagógico (Umce) en 2016 y actual precandidato a diputado del Frente Amplio por el Distrito 13.