Primero fue el Grupo Luksic, que en enero de este año y debido a un anuncio de sobrecostos, selló su salida del proyecto ubicado en San José de Maipo y que busca inyectar 532 W. En esa ocasión el grupo asumió una pérdida de casi US$380 millones.

Luego, a comienzos de junio se sumó la salida de CNM, consorcio europeo a cargo de construir un túnel de 67 kms que une dos centrales clave para el proyecto (Las Lajas y Alfalfal II). Según fuentes al interior de Gener, el consorcio habría cometido “infracciones importantes al contrato”, consigna Emol.

AES Gener –empresa estadounidense controladora del proyecto Alto Maipo– puso fin al contrato con los europeos, y actualmente ambas partes llevan un arbitraje en un tribunal de Nueva York. CNM puso un recurso de protección ante tribunales chilenos por quiebre del contrato, y luego que los estadounidenses se quedaran con la boleta de garantía del consorcio europeo de US$ 75 millones. El tribunal chileno frenó la operación y ahora la disputa se va a zanjar en Estados Unidos, que es donde se firmaron los contratos originales.

Ya en marzo, cuando la empresa presentó sus estados financieros, adelantaba los problemas que tenía con CNM. “El proyecto ha estado experimentando desafíos en túneles, resultando en sobrecostos estimados de entre 10% a 20%”, dijo el presidente y CEO de AES Corporation, Andrés Gluski, en una reunión con analistas e inversionistas, consigna El Mostrador.

En esa fecha AES Gener envió un hecho esencial a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) afirmando que la obra costará US$2.500 millones, cifra 22% más alta que su proyección inicial de US$2.050 millones.

Por eso, hace unos diez días, el vicepresidente de Finanzas de AES Gener, Ricardo Falú, sostuvo una conferencia telefónica con los bancos e instituciones financieras para explicar las ramificaciones del quiebre con CNM, y señaló que la nueva situación implicaría nuevos sobre costos de entre 20 y 40 millones de dólares. La empresa también informó que está contemplando hacerse cargo directamente de esa parte del proyecto y lidiar directamente con los subcontratistas.

En esa reunión, sin embargo, varios bancos no quedaron conformes con las explicaciones dadas y al menos dos optaban por incluso frenar el proyecto, a no ser que Gener pusiera parte de la plata.

Por el momento los bancos habrían suspendido desembolsar grandes aportes adicionales y lo estarían haciendo “por goteo”, es decir, operación por operación, mirando con atención los gastos en que se incurren y para qué.

El CEO de AES Gener en Chile, Javier Giorgio, viajó a Estados Unidos para tratar el tema en el directorio mensual del gigante norteamericano, y en esa reunión se habrían discutido “todas las opciones”. La posición de los bancos pone en peligro el polémico proyecto, o al menos amenaza con volver a retrasarlo.

Gener no estaría dispuesta a poner nuevos fondos y eso sería un impasse, aunque según señala una fuente muy bien informada del caso, descarta que la empresa o los bancos le tiren la cadena. El proyecto significa una inversión de más de 2 mil millones de dólares y tiene al día de hoy más de 50% de avance.

Según consigna El Mostrador, hay fuentes de la banca que dicen manejar información de que hay obras paralizadas, campamentos de obreros cerrados y que el tradicional plan de invierno, cuando baja el nivel de trabajo y se acotan las obras, este año parece ser mucho más extenso y eso les preocupa.

Sin embargo, hasta el momento la posición oficial de Gener es que el quiebre con CNM no implica un retraso del proyecto, que sigue con fecha de término para 2019.