La Fiscalía Occidente cerró su investigación contra el ex alcalde de Ñuñoa Pedro Sabat por el caso Basura, y presentó ayer una acusación al militante de RN por el delito de fraude al fisco.

El Ministerio Público pide siete años de presidio para Sabat, una multa del 10% del perjurio total ocasionado (el que asciende a $524 millones), la inhabilitación para cargos o empleos públicos por cinco años y un día, y la prohibición absoluta perpetua de derechos políticos.

También se solicitaron las mismas sanciones para el ex director jurídico de la municipalidad, Marcial Araya. Según la acusación, ambos utilizaron un “subterfugio que va contra el ordenamiento jurídico” para aprobar la adjudicación de una licitación de gestión de residuos sólidos domiciliarios para la comuna a la empresa Demarco, filial de KDM, en marzo de 2012 y válido por seis años.

El documento sostiene que Sabat, a través de Araya, “no respetó la decisión del Concejo de rechazar dicha propuesta, dado que iba en contra de los intereses de la comuna, y adoptó en forma unilateral la decisión de adjudicar la licitación a la empresa Demarco“, señala el documento.