La mañana de este miércoles, los nueve bolivianos condenados en Chile –por contrabando, robo con violencia y porte ilegal de armas– fueron expulsados del país, luego de estar 101 días encarcelados.

Los siete funcionarios aduaneros y dos militares fueron encarcelados en marzo de este año y el proceso judicial terminó la semana pasada, luego de que los nueve imputados optaron por un juicio abreviado. El Juzgado de Pozo Almonte los condenó a la expulsión del país en un plazo de 30 días y una multa de $32 millones, que fue pagada por el gobierno de Bolivia.

Según aseguró el tribunal, sólo se podía acreditar los tres ilícitos a los dos militares bolivianos, y los otros siete imputados fueron declarados culpables de robo con violencia y contrabando y eximidos del porte ilegal de armas.

De vuelta en su país, la tarde de este miércoles los nueve bolivianos fueron homenajeados por el Presidente Evo Morales en el Palacio Quemado. “Felicidades por su retorno, esfuerzo y sacrificio. Esta detención injusta siempre será reconocida por el pueblo boliviano”, expresó el mandatario, durante la ceremonia.

El Capitán del Ejército boliviano, Jhonny Carvajal, valoró la gestión realizada por el gobierno para la liberación de sus compatriotas. “Quiero agredecer el apoyo incondicional de nuestro presidente, me siento muy orgulloso de él porque no dejó en ningún momento a estas familias”, dijo el líder militar.

Morales anunció que presentará una demanda contra Chile por los daños infringidos a los ciudadanos bolivianos detenidos. “Nunca nos callaremos, estamos con la verdad y la justicia”.