Luego de varios días de incertidumbre con respecto al futuro de los últimos paños de la Villa San Luis –y la demolición iniciada el pasado sábado–, el Consejo de Monumentos declaró como Monumento Histórico un 10% del territorio.

De este modo, el paño correspondiente al lote 18A no podrá ser demolido y se pretende levantar un “Museo de la Ciudad” donde se conmemore a la Villa San Luis como proyecto de integración social del ex presidente Salvador Allende. En este paño fue precisamente donde se iniciaron los trabajos de demolición el fin de semana.

En tanto, el otro 90% de los terrenos podrían ser demolidos si es que alguna entidad, como la municipalidad o inmobiliarias, manifiestan su intención de hacerlo.

La votación –realizada a las 16 horas en la Biblioteca Nacional– estuvo marcada por una manifestación pacífica por parte de los ex pobladores y miembros del comité de defensa de la Villa, quienes se reunieron para esperar en conjunto la resolución final.

Carlos Figueroa, vocero del comité de defensa y candidato a diputado del Frente Amplio por Distrito 11, señaló: “Hoy la historia dio un veredicto implacable: se reconoce una violación a los Derechos Humanos y se preserva la memoria de un proyecto de inclusión. Ahora avanzaremos a recuperar ese lugar para la ciudadanía”.

Por su parte, Javiera Martínez, vocera del comité de defensa, agregó: “esto recién empieza. Ahora vamos a trabajar en este pedazo de memoria para transformarlo en un lugar ciudadano. Las inmobiliarias tendrán que detener su demolición”.

Por el momento, el proyecto queda a la espera de que la ministra de Educación, Adriana Delpiano, firme el decreto final.