Fue la Gendarmería del Vaticano la que empezó a sospechar del constante movimiento de hombres entrando y saliendo de un departamento ubicado en la “Santa Sede”, en el ex palacio del Santo Oficio. Ahí, vivía un monseñor que habría sido antes secretario del Cardenal Francesco Coccopalmerio.

La policía decidió realizar un operativo en el lugar y se llevó una sorpresa al descubrir que se desarrollaba una orgía entre hombres. El inquilino fue detenido y tenía signos de estar drogado al momento del arresto.

Medios italianos informan que el ex secretario vivía en el departamento que era reservado para los altos cargos, además de conducir un vehículo de lujo que tampoco le correspondería. Esto, según la Gendarmería del Vaticano, le permitió transportar drogas sin ser detenido por la policía.

El hombre, al ser detenido, fue trasladado a la clínica Pío XI para que se le realizó una desintoxicación de las sustancias. Hoy se encuentra en “retiro espiritual” en un convento italiano.

Según la información que se maneja en Italia, el papa Francisco I se habría enfurecido cuando supo la situación.