Este viernes venció el plazo que establecía la Ley de Inclusión para que los establecimientos subvencionados informaran al Ministerio de Educación si finalmente pasan a ser particulares pagados, entran al sistema progresivo de la gratuidad o cierran.

De acuerdo a cifras oficiales del Mineduc, un total de 3.020 instituciones son, se han convertido o han iniciado los trámites para convertirse en entidades sin fines de lucro. Es decir, un 98 por ciento de quienes tenían plazo perentorio este 30 de junio.

De este modo, un 51 por ciento de los 5.950 establecimientos particulares subvencionados del país no perseguirán fines de lucro.

La ley establece que los colegios tienen plazo hasta el 31 diciembre de 2017 para realizar el traspaso, con el propósito de garantizar que los recursos de subvención y aporte que hacen las familias (copago) se destinen únicamente a fines educativos y mejorar su calidad.

Los establecimientos que realizaron el trámite este viernes, seis meses antes del plazo final, podrán extender hasta 10 años sus contratos de arriendo de inmueble, en caso de no ser propietario del mismo.

Cierres de colegios

Además, el Mineduc informó que solo 23 colegios y 8 jardines infantiles manifestaron que cesarán sus actividades.

Una cifra considerablemente inferior al promedio de 130 establecimientos que anualmente han cerrado en los últimos cinco años y a las estimaciones de la Confederación de Asociación de la Educación Particular Subvencionada (Conapas), quienes auguraban un cierre del 16,5 por ciento de las instituciones.

Además, se informó que solo un 2% de los establecimientos particulares subvencionados manifestaron su voluntad de renunciar a la subvención estatal para convertirse en colegios particulares pagados.

Esto corresponde a un total de 77 colegios y 41 jardines infantiles, cifra que también contradice los números que manejaba la organización lideraba por José Valdivieso, quien aseguraba un abandono de la subvención del 32 por ciento.