La reaparición del autodenominado pastor Javier Soto en el programa “Síganme los buenos” del canal VIVE no solo dejó aquella pregunta donde tilda de “payaso” e “imbécil” al religioso.

El conductor Julio César Rodríguez también protagonizó una performance donde le dio de beber de su propia medicina al fanático, cuando éste sacó una bandera de su candidato presidencial: José Antonio Kast.

Mientras Soto esgrimía los argumentos de su respaldo por el ex UDI y, según él, de toda la iglesia evangélica, JC tomó la bandera, la colocó en su asiento y se sentó sobre ella.

Luego, encaró al pastor: “Le gusta a usted nomás. Con respeto, no se me ponga a llorar como una ramera. Perdón, como una porrista“.