“Rusia es más peligrosa que el Daesh” (Senador estadounidense, John McCain, Sputniknews, 29/05/2017)

Probablemente, pocos países en la historia moderna han sido tantas veces “chivo expiatorio” para las naciones “bien pensantes” como Rusia. Es más: posiblemente, ocupe el primer lugar en esta materia. La pregunta del millón es: ¿por qué? A veces resulta hasta caricaturesco. Se rompe un jarrón de porcelana en alguna parte del mundo… culpa de Rusia. Muere un famoso oso panda en tristes condiciones en un zoológico… culpa de Rusia. Se registra la caída de alguna famosa red social en alguna parte del mundo… debe ser culpa de Rusia. ¿De quién sino? Los ejemplos serían infinitos. Para que hablar de los problemas sociopolíticos internacionales… aquí no hay duda alguna: siempre, indesmentiblemente y de manera categórica, la culpa ha de ser de Rusia. No suelen haber dos opiniones al respecto, sobre todo en Estados Unidos, que no por nada ha sido su máximo archirrival histórico.

Efectivamente, durante la mayor parte del siglo pasado e incluso hasta después de la disolución de la URSS, Rusia fue recurrentemente satanizada por muchas potencias occidentales –con EE.UU., a la cabeza-, responsabilizando al país de sus propias inconsistencias y errores internos. Especialmente ilustrativa resultaría la calificación de “Imperio del mal” (“Evil empire“) que pronunció el por entonces presidente estadounidense Ronald Reagan en un discurso de 1983, teniendo como contraparte al líder soviético Yuri Andrópov. “Curiosamente”, trabó muy buenas relaciones con su sucesor, Mijaíl Gorbachov quien lideró los destinos de su país desde 1985. Al despuntar la nueva década, exactamente en 1991, la URSS llegaba a su fin: el “Imperio del Mal”, entonces, había sido completamente derrotado.

¿Y qué pasaba en Chile?

Como buen país amigo que era de Estados Unidos, Chile replicó con mucha destreza el discurso anticomunista, teniendo como vocero principal al general  Augusto Pinochet, quien directa y explícitamente “satanizaría” a la Unión Soviética durante los 17 años de su gobierno. Fue un discurso monocorde que penetró, de una u otra forma, en gran parte de la población, apelando a una de las emociones más básicas del ser humano: el miedo. La URSS no sólo era “enemiga absoluta” de la democracia, si no que su población igualmente cargaba con cuestionables faltas conductuales, sociales, morales, religiosas, etc. Por esos años, el general que había encabezado el golpe que derrocó al presidente Salvador Allende se tomaba las cosas con calma y minimizaba el carácter de su régimen. “Ésta no es una dictadura, sino más bien una dictablanda”, dijo en 1983.

Pinochet no se cansaría de sostener que existía una “conspiración” del “marxismo internacional” destinada a sacarlo del poder absoluto o, al menos, atentar contra su integridad física. Para él, la cúpula de ese movimiento estaba bien clara: “El demonio es manejado por Moscú”, declaró. Curioso planteamiento pues establecía que la influencia de la URSS era tal que superaba incluso a la de Satán, al que “manejaba”.

Frases para el bronce

Otra de las singulares expresiones de la “filosofía” política de Pinochet fue: “El marxismo es como un monstruo de siete cabezas. Uno corta una cabeza, y todavía quedan seis. Corta otra, y quedan cinco”. Incluso, ya alejado de su rol como militar activo y vistiendo de civil en los años 90, se las ingenió para hacer públicas sus reflexiones en torno a la Perestroika: “Son los principios leninistas, envasados en otro papel”

A continuación, algunas citas vertidas por Pinochet (y también al almirante José Toribio Merino, verdadero “especialista” en estas lides) respecto al marxismo, el comunismo y la URSS, contenidas en el libro “Humanos y Humanoides” (“Editorial Aconcagua, 1988), cuyo(s) autor(es) se resguardaron de la censura del régimen militar bajo el alias de “C.R.O. Magnon”:

“…Tenemos que darnos cuenta de esto y transformarnos en defensores de nuestras cosas porque si no vamos a pasar a ser súbditos de la Unión Soviética que está creando el Imperio de Pedro el Grande”.

(General Augusto Pinochet Ugarte, El Mercurio, 05/12/1987).

“Los marxistas siguen matando a Dios”

(General Augusto Pinochet Ugarte, Radio Cooperativa, 09/07/1987)

“Los americanos (EE.UU.) nunca pasaron por lo que pasamos nosotros. ¿Ellos tienen cuánto? ¿Un 3% de comunistas? ¡Nada, pues! Pero nosotros tenemos veintitantos por ciento que se deja influir por los comunistas. Esa es la diferencia. Aquí no se saca nada con darle penicilina al enfermo. Hay que aplicar otro sistema. Si se tiene gangrena en la mano o el brazo habrá que amputar el brazo ¿no?”

(General Augusto Pinochet Ugarte, Revista Qué Pasa, 06/09/1986)

“Posiblemente sea obsesivo con el marxismo, pero éste es más obsesivo que yo porque lleva más de 100 años y no muere”

(General Augusto Pinochet Ugarte, Revista Análisis, 22/10/1985)

“La Vicaría (de la Solidaridad) es más comunista que los comunistas”

(General Augusto Pinochet Ugarte, Revista Cauce, 09/05/1985)

“En el mundo hay una cantidad de nativos que somos nosotros, todos están trabajando por producir algo, por ganarnos la vida, por hacer feliz a su familia si son casados, porque sus hijos tengan un destino, etc. Eso es lo que yo llamo nativos. En todas partes del mundo hay de esa gente, pero al otro lado está el grupo que lo único que hace es destruir sin importar a quien destruye. (…) Entonces entre ese grupo que está idealizando su vivir a base del materialismo absoluto, a base de no aceptar siquiera ninguna de las reglas del juego que son normales para los países occidentales, a base de no aceptar siquiera la ley de Dios, que es la única ley perfecta del mundo porque es hecha por Dios, que tiene 10 artículos perfectos que nadie ha podido mejorar”. Ese grupo de gente son los moscovitas. Pagados por Moscú en una u otra forma, y que realizan lo que Moscú quiere”.

(Almirante, José Toribio Merino, Las Últimas Noticias, 22/05/1986)

 “Los mismos rusos tienen hoy nativos y moscovitas. Hay que leer a Solzhenitsin en su último libro “Los grandes errores de Occidente”. Uno lee y se abisma, hay una cantidad de seres humanos que son rusos, que quieren vivir en paz, que quieren hacer lo mismo que nosotros (…)”

(Idem)

“(…) El mundo tiene hoy un enemigo que es el comunismo. Un enemigo monolítico, impenetrable, que ha llegado a adquirir una tecnología tan buena como la del sistema democrático, pero exclusivamente para destruir, y pretende el dominio total del mundo. Entonces, para combatir a ese enemigo monolítico, que no da la cara, que tiene como religión la mentira, ¿qué sistema tiene que elegir el que quiere combatirlo? Sólo la guerra, eso no lo dudo, y ello antes que acabe el siglo”.

(Almirante, José Toribio Merino,revista Ercilla, 26/01/1977).

“Lo que ocurre es que detrás de todo esto –y eso a los chilenos se les olvida- está el comunismo moscovita, que no ha podido ser derrotado en ninguna parte, ni en Italia, ni Francia, ni en Alemania, usted ve. Y este país “desgraciado” (Chile) logró echarlos”

(Idem, 16/05/1979)

“En el mundo hay dos tipos de seres humanos: los nativos y los moscovitas”

(Almirante, José Toribio Merino,Las Últimas Noticias, 12/03/1986)

“Con los comunistas no se puede dialogar. Su única forma de dialogar son los balazos”.

(Almirante, José Toribio Merino,

Las Últimas Noticias, 13/11/1985)

“(…) Lo que sí tienen que pensar todos es que Chile es uno de los pocos países que sigue luchando contra el comunismo ateo, perverso y destructor de todo”

(Almirante, José Toribio Merino,

Las Últimas Noticias, 08/11/1984).

“El comunismo debe ser combatido con las ideas”

(Almirante, José Toribio Merino,

La Tercera, 24/07/1984)

 ¿Qué se puede comentar ante opiniones de este tipo? Sólo una cosa: que si hubiesen sido en broma, tal vez hubiesen tenido algo de jocoso, pero… nunca lo fueron.

Hoy, Pinochet y Merino deben estar retorciéndose en sus tumbas al saber que la Selección Chilena de Fútbol y más de 10 mil chilenos y chilenas hinchas están en aquellas “tierras satánicas” que antes fueron la URSS y hoy son la “Federación de Rusia”

*Texto en base al libro del autor Francisco Ramírez  “Apuntes de un chileno en Rusia”. Para descarga gratuita en la Biblioteca Pública Digital.