La caída de Chile ante Alemania en la final de la Copa Confederaciones tendría un efecto inmediato en el ranking de selecciones que elabora la FIFA.

Al 1 de junio -posterior a la fase de grupos de la Copa-, la selección nacional figuraba en el puesto número 4 del listado. Sin embargo, según revelados por el experto estadístico Alexis Martín-Tamayo (Mister Chip), la Roja caería al séptimo puesto en el ranking que la FIFA revelará el jueves.

 

Para calcular los puestos del ranking se multiplican puntajes basados en cuatro variantes:

Cantidad de puntos obtenidos (3 para victoria, 1 para empate y 0 para derrota). En caso de penales, el ganador se lleva 2 puntos y el perdedor 1.
Importancia del partido: los partidos amistosos y copas menores dan 1 punto; las eliminatorias mundialistas o en el ámbito de la confederación dan 2,5 puntos; las competencias de confederaciones como la Copa América y la Copa Confederaciones dan 3 puntos; y el Mundial da 4 puntos.
La importancia del rival. Esta se calcula con la fórmula “200 – el puesto de la selección en el ranking”. Por ejemplo, Chile cuando estaba en el cuarto lugar tendría un puntaje de 196 (200-4). Como excepciones a esta regla, el primer lugar siempre tiene 200 puntos (no se le resta el 1 correspondiente a su posición. Además, los equipos que estén en el lugar 150 o bajo a ese número, reciben una puntuación de 50.
Fuerza de la confederación. Los equipos además reciben un puntaje por la confederación a la que pertenece el rival, calculada según sus victorias en los últimos tres mundiales. En este caso, Conmebol (correspondiente a Sudamérica) tiene el mayor puntaje con 1 punto; la UEFA (Europa) equivale 0,99 puntos y el resto de las confederaciones figuran con 0,85 puntos.

Las posiciones en el ranking FIFA serán claves para determinar quiénes serán los cabezas de serie para el Mundial de Rusia 2018. Estos puestos se designan por las 7 selecciones mejor clasificadas además del anfitrión. Chile actualmente está al límite en el séptimo puesto, lugar que deberá mantener o superar si no quiere eventualmente toparse con las selecciones líderes del mundo en la fase de grupos de la Copa del Mundo.