Con un 99,9% de las mesas escrutadas. los resultados de la primarias presidenciales tienen por ganadores a Beatriz Sánchez por el Frente Amplio y a Sebastián Piñera por Chile Vamos.

En los números, Chile Vamos obtuvo 1.415.235 votos. Piñera obtuvo el 58,34%, mientras que Manuel José Ossandón un 26,28% y Felipe Kast un 15,39%.

Por otro lado, el Frente Amplio obtuvo 327.423 votos. Sánchez ganó la elección con el 67,57%, mientras que Alberto Mayol obtuvo el 32,43%.

Ante este escenario se pueden sacar algunas conclusiones para lo que será la primera vuelta presidencial en noviembre de este año:

1. Se consolida Sebastián Piñera

El candidato de Chile Vamos obtuvo 825.592 votos, lo que supera a toda la votación que tuvo la derecha en las primarias del 2013. Este resultado le da un impulso y lo deja como el favorito para hacerse con la presidencia de Chile a partir de 2018.

2. Chile Vamos crece

El balance político del conglomerado después de las primarias es absolutamente positivo. La coalición de derecha obtuvo 1.415.235, mientras que en 2013 -bajo el nombre de la Alianza- tuvo una votación de 808.002 votos. Este crecimiento de casi 600.000 votos genera confianza en Chile Vamos donde ven a una Nueva Mayoría debilitada por la irrupción del Frente Amplio en el escenario político.

3. Ossandón, el factor clave

Lejos es el político más polémico por estos días. Su estrategia electoral se basó en ataques directos a sus rivales, en especial a Sebastián Piñera por la vinculación de sus negocios con su actividad política. Es cierto que se sabía de antemano que era difícil que Ossandón pudiera derrotar a Piñera en estas primarias, sin embargo, el senador obtuvo la suma no menor de 372.011 votos.

Aunque es cierto que Ossandón se comprometió a apoyar a Piñera en la primera vuelta presidencial, esto tal vez no se refleje en un traspaso directo de los votos que obtuvo el senador en estas primarias, lo cual podría significar una merma bastante grande para el ex presidente.

4. Baja votación del Frente Amplio en comunas populares

Ya consiguieron el primer objetivo: instalarse como una fuerza política dentro del país. Sin embargo, ahora queda una tarea difícil para este conglomerado emergente: ser competitivos en la primera vuelta presidencial. Esto no será nada de sencillo ya que deben ampliar los 327.613 votos que obtuvieron en las primarias para consolidar la candidatura de Beatriz Sánchez más allá de una cuestión testimonial que ha caracterizado a los abanderados de izquierda en los últimos años. Además, se debe empezar a disputar en serio al electorado que se abstiene y también a los votantes de la Nueva Mayoría.

Es por esto que una de las cuentas pendientes del FA es hacerse fuerte en comunas populares donde obtuvo una votación muy baja. Por ejemplo, en La Pintana la alianza de izquierda obtuvo 1.984 votos de 9.847, misma tendencia que se repitió en Conchalí donde captaron 2.976 de un total de 12.641. Sin embargo, en Puente Alto, el bastión electoral de Manuel José Ossandón, la diferencia es más abrumadora debido a que sólo obtuvieron 7.314 de 71.545.