Ayer por la tarde la comisión de Salud del Senado aprobó el proyecto de aborto en tres causales, después de resolver la dura discusión que venían sosteniendo los legisladores sobre la objeción de conciencia.

Finalmente, promovida por el senador independiente pro DC Pedro Araya y la derecha, la objeción de conciencia podrá ser solicitada por cualquier miembro del equipo médico que practique el aborto en cualquiera de las 3 causales que contempla el proyecto.

“Se termina con esta distinción odiosa que traía el proyecto”, dijo el senador Araya.

Eso sí, finalmente no se determinó que la objeción de conciencia sea invocada a nivel institucional, como lo pretendía la Universidad Católica a través de sus hospitales clínicos. Aún así, para la directora de la Corporación Miles Claudia Dides, “ampliar la objeción de conciencia a todo el equipo médico afectará la estabilidad física y psicológica de las mujeres”.

“Este proyecto no obliga a ninguna mujer (a abortar). No obliga a nada a nadie. Sólo evita que se persiga penalmente a aquella mujer que ha sido violada”, aseguró por su parte el senador PPD Felipe Harboe.

Ahora, el emblemático proyecto del gobierno deberá pasar a la comisión de Hacienda del Senado.