Los funcionarios del Sename están indignados. El pasado lunes 3 de julio se conoció que Noemí Betanzo, ex contadora del Sename, fue declarada como inimputable en el sumario administrativo que la acusa de un millonario desfalco al hogar Arrullo de Concepción, luego de gastar entre 30 y 40 millones de pesos en apuestas en el Casino Marina del Sol de Talcahuano.

La decisión se tomó luego de que la Seremi de Salud Bio Bío –a través de de la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (Compin)– emitió un informe médico que señala que la ex contadora del centro de lactantes presentaba una severa ludopatía con gran descontrol de impulsos al momento en que se apropió de los dineros.

En el documento se señala que Betanzo “no poseía juicio ni discernimiento como para imputarle responsabilidad sobre los hechos investigados”.

De este modo, Gloría García, encargada del sumario administrativo, concluyó que no podía formular cargos en su contra y por lo tanto propuso su sobreseimiento. Es decir, finalizar la investigación en contra de la contadora, y sólo formular cargos contra tres funcionarias de menor rango.

Sin embargo, Jessica Flores, concejala RN y ex directora regional del Sename, acusó a la Democracia Cristiana de intentar tapar lo que ella califica como un escándalo. Flores destacó que Noemí Betanzo es militante de la DC, y del mismo modo, Mauricio Careaga, el seremi de Salud de la región –entidad que emitió el informe médico– y Rina Oñate, la actual jefa del Sename en el Bio Bío también lo son, consigna Radio Bio Bío.

En tanto, Nicolás Hauri, el presidente regional de la DC desmintió la intervención de su partido en este caso, consigna el mismo medio.

Además del sumario administrativo, existe una investigación penal a cargo de la Fiscalía, luego de que el Consejo de Defensa del Estado se querellara contra Betanzo por fraude al Fisco. Con respecto al informe médico a favor de la contadora, el organismo indicó que en materia criminal el organismo competente es el Servicio Médico Legal y no la Seremi de Salud.