“No saben cuánto cuesta hablar de los detalles escabrosos que ocurren dentro de una relación llena de violencia, siento vergüenza y culpa hasta hoy”, comienza el relato de Carolina Riquelme, ex militante de ACR y Pan y Rosas.

“Como ya muchos saben estuve en una relación con Jorge Sanhueza, militante del PTR (Partido de los Trabajadores Revolucionarios), relación que fue brutalmente violenta desde sus inicios”, continúa. Riquelme relata que su relación, que duró cerca de un año y medio, “nunca fue la mejor, el partido siempre estuvo primero para él, fue una relación llena de ausencias en un principio”.

En el relato, la joven cuenta que “en junio del 2016 supe por primera vez y por error de alguien, que Jorge me engañaba con una compañera militante de forma sistemática, situación que sabían militantes y que nadie fue capaz de decirme. Nuevamente cedi, me dije “tiene sentido, no soy tan bonita, siempre estoy ocupada en la universidad, nunca carreteo, tiene sentido”.

“Durante una conversación con una compañera, ella por error me pregunta ¿Te hiciste los exámenes de ETS? la pregunta me extraña y me aterroriza, todo lo entendí de golpe. Jorge había estado con una militante del PTR portadora de una ETS y no me lo dijo”, continúa.

Carolina Riquelme cuenta en su denuncia que la situación se hizo pública y Sanhueza –quien en ese entonces se estaba lanzando en la lista feminista junto con Barbara Brito– fue suspendido de la militancia, “que es como ser militante encubierto, marchar sin bandera, esa clase de cosas que solo a militantes les importa”.

Además, acusó que “comencé a recibir amenzadas anónimas durante ese tiempo, amenazas que eran de una militante amiga de Jorge, esto lo sabían en el partido, pero nunca hicieron nada el respecto, las amenzas solo cesaron por cansancio”.

Carolina además cuenta que luego de lo anterior “mantuve una relación a escondidas con Jorge por un corto periodo de tiempo” y luego de ya haber terminado, “me di cuenta que estaba embarazada”. Además, agrega que “jamás recibí ayuda económica de Jorge, él decia que tenía disposición a pagarme pero eso jamás ocurrió” y que “tampoco recibi apoyo moral”.

Finalmente, relata que “aborte sola en el sur, me descompence (sic) y me tuvieron que llevar al hospital, jamás recibí una llamada de Jorge, jamás recibi la ayuda de nadie del partido que lo defienden”.

“Hoy Jorge Sanhueza se pasea en marchas feministas, hoy Jorge Sanhueza milita con Pan y Rosas, pisa los espacios de lucha en los que me he descrestado trabajando solo por el placer de hacer, porque está impune”, cerró.

Lee el post completo acá: