Durante la tarde de este miércoles, la Cámara de Diputados aprobó y despachó a tercer trámite al Senado el proyecto que crea la XVI Región de Ñuble. La votación contó con la asistencia de vecinos y autoridades de la zona.

La propuesta legal fue objeto de variadas votaciones, tres para su aprobación en general (dados los diferentes requerimientos de quórum). Las dos primeras votaciones tuvieron como resultado 92 votos a favor, cinco en contra y tres abstenciones; la tercera, en tanto, restó un voto a los favorables.

Además, dos normas que fueron objeto de indicaciones en su trámite en comisiones debieron votarse por separado: la que crea las nuevas provincias y la que regula las zonas de pesca. El art. 2 sobre la creación de las futuras provincias de Diguillín, Punilla e Itata con las respectivas comunas que comprenden fue aprobado por 92 votos a favor, tres en contra y cinco abstenciones.

En tanto, el art. 12 que establece que “los pescadores artesanales inscritos en el Registro Pesquero Artesanal de la Región del Biobío a la fecha de publicación de la presente ley podrán operar entre el límite norte de la XVI Región y el límite sur de la VIII Región, manteniendo el actual área de operación pesquera”, fue aprobado por 91 votos a favor, dos en contra y cinco abstenciones.

De este modo, la XVI Región de Ñuble tendrá como capital a Chillán y estará formada por las provincias de Diguillín, Punilla e Itata.

Diguillín comprenderá las comunas de Chillán, Chillán Viejo, Quillón, Bulnes, San Ignacio, El Carmen, Pinto, Pemuco y Yungay. Su capital será la ciudad de Bulnes.

En tanto, Punilla estará integrado por las comunas de San Carlos, Ñiquén, Coihueco, San Fabián y San Nicolás. Su capital será la ciudad de San Carlos. Finalmente, Itata considerará las comunas de Quirihue, Cobquecura, Ninhue, Treguaco, Coelemu, Portezuelo y Ránquil. Su capital será la ciudad de Quirihue.

La iniciativa determinó que tras su aprobación la ley entrará en vigencia un año después del día de su publicación, fecha a contar de la cual se nombrará al intendente de la región de Ñuble y a los gobernadores de las provincias de Diguillín, de Punilla y de Itata. 

El próximo paso para el proyecto –tercer trámite legislativo– es que el Senado se pronuncie sobre las modificaciones que se le introdujeron en la Cámara de Diputados, y en caso de ser aceptadas, el proyecto sería aprobado por el Congreso Nacional.