La denuncia realizada por Valentina Henríquez en contra del músico Camilo Castaldi, más conocido como Tea Time, ha despertado una serie de reflexiones y críticas en el mundo de la música, con diversos artistas que se han sumado a brindarle su apoyo, como Alex Anwandter, Mon Laferte, Latin Bitman y Seo2, entre otros.

Esta vez, fue Camila Moreno quien compartió una larga y profunda reflexión al respecto, junto a testimonios que dan cuenta de la violencia que viven las mujeres a lo largo de su vida y en distintos espacios.

“A los 16 años, tenía un profesor particular de matemáticas… un viejo, no recuerdo su nombre, que siempre me mostraba la foto de Jesucristo y me hablaba del evangelio. Un día se paró detrás de mí y me tocó las pechugas. Quedé paralizada. Sentí una profunda humillación. En la noche le dije a mi mamá que no quería tener más clases de matemáticas. Ella dijo: “ok”. Nunca más vi al profesor”, relató.

Entre otros episodios de agresión y acoso, la artista recordó que “a los 19 años, un hombre muy alto me siguió en la calle y reiteradas veces me insistió que tuviese sexo con él. Le grité un sin fin de garabatos y salí corriendo. Cuando le conté a mi pololo, me dijo algo así como: ‘ah típico, a una amiga mía también le pasó'”.

“Cuando empecé a trabajar en mi proyecto solista me recomendaron que me agrandara las tetas y que me tiñera rubia, que debía depilarme las cejas, que no era femenino tenerlas así”, sostuvo la intérprete y compositora, reconociendo también que durante su embarazo, dos hombres con los que trabajó le dijeron que “al estar embarazada no podía tener conversaciones civilizadas porque andaba hormonal e irracional”.

La artista recordó que “no somos libres. He “zafado”. Pero no todas han zafado. A mis amigas las han violado, las han matado”. Además de señalar que vivimos en una cultura que denigra a las mujeres, Camila reconoció que antes no se consideraba feminista, algo que cambió recientemente.

“No ser feminista sería ir en contra de mi experiencia. Porque todavía nos matan, nos pegan, nos violentan, y seguimos siendo nosotras las cuestionadas, las exageradas, las hormonales, las locas”, argumentó, llamando a los “hombres conscientes” a pronunciarse sobre esta realidad.

Moreno manifestó que es un deber de todos y todas exigir justicia y recalcó que no basta con las redes sociales: “Basta de hashtags, basta de sobre-reaccionar en redes sociales, basta de creer que con una foto de perfil están haciendo su parte del cambio. Ya no. Ese fue el principio, pero hoy no basta. Basta de panfletos oportunistas. Necesitamos acciones”.

Por último, la artista exigió justicia para “Valentina Henríquez, para Nabila Riffo y para todas nuestras mujeres maltratadas”.

Lee aquí su reflexión completa: