En la denuncia pública que Valentina Henríquez hizo contra su ex pareja Camilo Castaldi, conocido como Tea Time, relató un crudo episodio de violencia ocurrido en enero de este año.

Henríquez afirmó que el ex líder de Los Tetas la golpeó con un micrófono antiguo, que usó como bate, en su pierna derecha y le dejó una contusión. Con dificultades para caminar, la estudiante escapó del departamento y abordó un auto para que la sacara del lugar.

Sin embargo, la violencia no se detuvo ahí. La joven contó que luego de su partida, esa noche Castaldi amenazó con un sable al conserje del edificio donde vivía en calle Catedral, en el centro de Santiago.

El trabajador, cuyo nombre es Daniel Solís Burgos, dejó constancia del hecho a través de una denuncia que presentó ante la 1º Comisaría de Santiago, según consigna The Clinic.

De acuerdo a su relato, esa noche Solís vio que Henríquez salía del edificio conmocionada, por lo que decidió auxiliarla mientras esperaba su vehículo Uber. A los pocos minutos de que la mujer abandonó el lugar, Castaldi bajó a la recepción drogado y alcoholizado, según la denuncia, preguntándole dónde había escondido a su polola.

Fue en ese momento en que Tea Time sacó un sable de entre sus ropas y lo amenazó. La Fiscalía Centro Norte de la Región Metropolitana confirmó a dicho medio la existencia de la denuncia hecha por Solís.

La publicación también hace referencia a que existen otros testigos del hecho, quienes se negaron a entregar su identidad por miedo a represalias de amigos del músico. Los mismos habrían confirmado que Castaldi varias veces sacó a empujones a Henríquez del departamento, entre otras escenas de violencia.