Las reacciones luego del rechazo al informe de la comisión investigadora del Sename II continúan. El texto investigó las muertes de una serie de menores al cuidado del servicio, donde destaca el fallecimiento de Lissette Villa, y acusaba a la ex ministra de Justicia Javiera Blanco de “negligencia inexcusable” en el apartado de responsabilidades políticas.

El diputado Ramón Farías (PPD) afirmó que la decisión fue orquestada por el Ejecutivo a través de diversas gestiones en el pasillo del Congreso previo a la votación, logrando que prácticamente toda la Nueva Mayoría rechazara el informe y así blindar a la ex ministra.

De este modo, en redes han cuestionado a los parlamentarios que rechazaron o se abstuvieron en la votación del documento, y ante esto, el diputado Giorgio Jackson (RD) publicó un texto en su cuenta de Twitter donde argumentó su decisión.

En él señala que, luego de constituir la Comisión Investigadora Sename II en 2016, “fui el primero en manifestar mi disposición para interpelar a la Ministra Blanco por su responsabilidad en materia de SENAME. Lamentablemente, la derecha terminó realizando una interpelación que se convirtió en un show, tal como lo denuncié en su momento”. 

Jackson agregó que “en el trámite de dicha comisión se comprobó el trágico expediente de muertes y vulneraciones de derechos humanos en los recintos del SENAME” y que”tras esto, René Saffirio presentó una Acusación Constitucional contra Javiera Blanco, que aprobé a pesar que nuevamente no contó con los votos para ser aprobada”. 

Con respecto al informe de mayoría -el documento votado ayer en la Cámara–, Jackson afirma que es “absolutamente insuficiente” por tres razones: en primer lugar, “era condescendiente con los responsables y no los incluía a todos”. El parlamentario explica que, paralelo al documento rechazado ayer, el diputado René Saffirio redactó un texto con sus propuestas de conclusiones –denominado informe de minoría–, al que él adhirió, y que además incluía entre los responsables a José Antonio Gómez, Marcela Labraña y Solange Huerta. 

En segundo lugar, Jackson agrega que el texto “promovía un aumento de recursos a los mismos Organismos Colaboradores, que son los responsables de muchas de las negligencias que hemos visto, sin promover cambios en la gestión o mecanismos de financiamiento”. 

Finalmente, la tercera razón que esgrime es que el informe “no proponía un plan de reparación, propio de una vulneración de los derechos humanos como el que ocurrió“. 

De este modo, Jackson señala que “mantuvimos la postura de apoyar el Informe de Minoría” escrito por Saffirio y que “el informe de mayoría debía ser rechazado. En principio mi voto iba en esa línea. Pero al último momento, y al constatar que el Gobierno quería rechazar para proteger a la ex-Ministra Blanco, consideré que la abstención permitía, por un lado diferenciarse de la estrategia del Gobierno, sin avalar la condescendencia e insuficiencia del informe de la comisión“, concluyó.