Miles de manifestantes se congregaron este jueves en las calles de Hamburgo para protestar en contra del encuentro del G20 que este viernes y sábado tendrá lugar en la segunda ciudad más importante de Alemania.

EL G20 es el grupo integrado por los siete países más industrializados del mundo, más once países recientemente industrializados, sumado a Rusia y la Unión Europea. De este modo, quienes lo conforman son Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Japón, Reino Unido, Rusia, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía.

Las marchas, que se desarrollaron en distintos puntos de la ciudad bajo el lema “Bienvenidos al infierno” para manifestar el descontento con las políticas de las principales potencias industrializadas y emergentes, terminaron con la intervención de la Policía que utilizó cañones de agua para dispersar a la multitud.

Hasta el momento, hay seis personas detenidas por lanzar botellas contra los oficiales y, según informa El País, los agentes habrían actuado luego de que los manifestantes se negaran a retirarse las máscaras que llevaban en alusión al black block de las protestas antiglobalización.

El tema de la seguridad ha sido una obsesión para los organizadores del G20 en Hamburgo. Ya en la mañana, la ciudad natal de la canciller Angela Merkel, anfitriona de la cumbre, amaneció totalmente cercada con alambre de espino y repleta de barricadas.

Al menos 20 mil efectivos de las fuerzas del orden se encargarán de garantizar la seguridad de los altos cargos internacionales. Además, cuentan con la ayuda de fuerzas especiales de Países Bajos y Austria.

Según los organizadores, unas 12 mil personas participaron en la convocatoria. En total se prevén unas 30 manifestaciones en contra de los mandatarios que representan el 80% de la riqueza del planeta y tres cuartos del comercio mundial.

Las movilizaciones que estos días tendrán lugar en Hamburgo, corazón de la izquierda radical alemana y uno de los grandes referentes del movimiento alternativo en toda Europa, llegarán a su clímax el sábado, cuando se prevé la participación de 100.000 activistas en una gran manifestación de clausura. El principal desafío de Merkel será evitar que se repitan las escenas de represión de las protestas antiglobalización en Génova (Italia), en 2001, o en Seattle (Estados Unidos), en 1999.

Así fueron las protestas en Hamburgo:

Fotos: DPA News