Este lunes 10 de julio se presentará en la Casa Central de la U. de Chile el primer libro que traduce la lengua criolla de Haití al español. El lanzamiento busca ser un paso importante tanto para la población migrante como para los lugares hispanohablantes de llegada, ya que persigue facilitar las relaciones entre ambas comunidades.

¿Cómo se enfrenta un profesor a un estudiante que no maneja el idioma español?” “¿Cómo el paramédico, enfermera o médico, se comunica con un paciente al que no entiende, y al mismo tiempo cómo ese paciente puede lograr la atención adecuada si no puede expresar lo que padece?” son algunas de las preguntas que plantean las primeras páginas de este diccionario Kreyòl-Español y que también se planteó Yvenet Dorsainvil, autor del presente libro autogestionado.

El diccionario será presentado por la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran; la académica de la Facultad de Ciencias Sociales, la profesora María Emilia Tijoux; y el autor del libro, Yvenet Dorsainvil, integrante del Consejo Consultivo de Migraciones y la organización de migrantes y refugiados, Buen Samaritano.

La actividad es abierta a todo público y se realizará en la Sala Eloísa Díaz de la Casa Central de la U. de Chile a las 19:30 horas y contará con la presencia de distintas autoridades y organizaciones migrantes, además de la comunidad universitaria.

En los últimos treinta años ha aumentado sostenidamente el número de migrantes que llega al país. Hoy se estima que cerca del 2,7% de la población en territorio chileno es extranjera, y, si se revisa en detalle, es posible identificar que los flujos migratorios también han ido variando con el pasar del tiempo: los países de orígenes han dejado de ser sólo los fronterizos y han aparecido los llamados “nuevos grupos”, donde destacan colombianos, haitianos y dominicanos.

“Todo lo que hago, porque he participado o realizado distintas obras, tiene que ver con la experiencia y lo que me ha tocado ver en el mundo migratorio. Haciendo clases de español a mis compatriotas me di cuenta de que ellos necesitan estos documentos, este material donde puedan encontrar las palabras que necesitan expresar o entender”, cuenta Dorsainvil.

El autor del diccionario reconoce que previo a su trabajo indagó sobre la existencia de otro material que pudiese utilizar o traer, “sin embargo, al ver que no encontraba nada decidí empezar a escribirlo”.

Por su parte, la profesora María Emilia Tijoux destaca los alcances de este trabajo. “Son hombres y mujeres que han traído consigo una cantidad de capitales maravillosos que no pueden ser conocidos o que son ignorados por la sociedad chilena por el tema de la diferencia de idioma; por ejemplo, la poesía, la pintura, la literatura, la historia, las luchas, entre otras cosas. ¿Qué conocemos? No conocemos prácticamente nada. Por lo tanto, creo que este diccionario va a abrir la posibilidad del conocimiento del otro”.