Tocaciones, acosos y violaciones en masa. Las celebraciones de San Fermín, en Pamplona, España, hacen noticias cada año por las constantes agresiones sexuales a las mujeres.

Y este año no fue la excepción. La fiesta comenzó ayer y durará hasta el 14 de julio, pero ya se inició con dos denuncias de abusos sexuales, según dio a conocer la Junta Local de Protección Civil.

Las agresiones se produjeron pese a la concientización y campañas preventivas  que se realizó en la antesala a esta edición. El año pasado, cinco hombres violaron en grupo a una mujer. El caso está en la justicia y la fiscalía pide 22 años de cárcerl para cada uno.Antes, en 2008, la joven Nagore Laffage fue asesinada a manos de Diego Yllanes por negarse a tener relaciones sexuales.

En 2013, el Instituto Navarro para la Igualdad (INAI) creó un símbolo de una mano roja, que representa el “no es no”, lema institucional de la campaña. Pese a esto y los 3.500 agentes de policía desplegados, las denuncian de las fiestas se multiplican.

Una reportera de Espejo Público grabó cómo fue acosada en la primera noche de fiesta. Le tuvo que pedir a los hombres que no la agarren por la cintura. En un momento, les pregunta qué opinan de la violación colectiva del año anterior, a lo que uno responde: “Hay ciertas mujeres que incitan. Eso está claro“.

En otro momento, un hombre comienza a manosear a una mujer que estaba en la celebración en los hombros de un amigo suyo.