Masturbarse deja de ser una actividad meramente placentera y recreativa. Un estudio de la Escuela de Salud Pública de Boston publicado en la revista científica European Urology descubrió que la masturbación masculina puede ayudar a combatir el cáncer de próstata.

El estudio, que se llevó a cabo con una muestra de 32 mil varones de 18 años a los que se les ha preguntado por el número de veces que eyaculaban al mes en relaciones sexuales o masturbación, estableció una relación directa entre eyacular frecuentemente y reducir el riesgo de padecer ese tipo de cáncer.

Tras estudiar los hábitos de los sujetos durante casi dos décadas, los científicos descubrieron que quienes eyaculaban al menos 21 veces al mes tenían menos riesgo de sufrir un cáncer de próstata que aquellos que no alcanzan este número. Incluso aquellos pacientes que presentaban una mínima vida sexual, presentaban un menor riesgo de sufrir este tipo de cáncer que los que carecían de actividad sexual.

La investigación demuestra que según avanza la edad de los sujetos, la relación entre un mayor número de eyaculaciones y un menor riesgo de sufrir cáncer de próstata es más directa y marcada.

Los hombres de entre 20 y 29 años que eyaculan, al menos, 21 veces al mes son un 19 por ciento menos propensos a padecer cáncer que los que lo hacían menos de siete veces. En los hombres de entre 40 y 49 años, el número de posibilidades de padecer cáncer de próstata es un 22 por ciento más baja si se llega al número mágico.

Los autores de la investigación subrayaron que no es necesario tener pareja para cumplir con este objetivo.