La Corte Suprema desechó un recurso de queja interpuesto por la industria salomonera en contra de la Corte de Apelaciones, y que buscaba dejar sin efecto la sentencia de publicar información desagregada por empresa sobre antibióticos usados durante el 2014.

El máximo tribunal descartó que haya falta grave o abuso y rechazó la tesis de secreto empresarial en el que se ha escudado el gremio hasta ahora.

“La información ha de ser conocida por la opinión pública atendida la importancia que tiene para el consumo humano la industria del salmón“, puntualizó el fallo.

“Finalmente la Corte Suprema nos dio la razón”, celebró Liesbeth van der Meer, directora ejecutiva de Oceana Chile, quienes han llevado adelante las gestiones para conocer esta información ocultada a los consumidores.

La Corte de Apelaciones había señalado anteriormente que la publicación de esta información no afectará la competitividad comercial, expresando tajantemente que “no deja de llamar la atención de esta Corte la circunstancia que el Consejo para la Transparencia opte por mantener determinados nichos de secretismo, en un sistema en que la publicidad es la regla general y el hermetismo la excepción“.

Además, destacó la importancia de “que los ciudadanos puedan conocer la forma como se han producido las especies que adquieren y consumen”.

De acuerdo al último informe sobre uso de antimicrobianos por la salmonicultura nacional del año 2016, las compañías chilenas usaron 382 mil 500 kilos de antibióticos para producir 727 mil 812 toneladas de salmón.

Por su parte, Noruega usó 523 kilos para producir el doble de salmones, según los últimos datos disponibles del país europeo.