Un pre informe de Contraloría de cuenta de una serie de irregularidades que se realizaron en cuanto a los dineros recibidos por la Corporación de Desarrollo Social de Providencia, los que deberían haber ido para reforzar la educación pública en la comuna.

Una serie de “gastos improcedentes” y que “no se advierte su carácter educativo”, advirtió el órgano fiscalizador, utilizando los fondos de la Subvención Escolar Preferencial (SEP) y el Fondo de Apoyo a la Educación Pública (Faep) y que debían ser destinados a los colegios más vulnerables.

Según informa La Tercera, el pre informe da cuenta de un egreso de $2.740 millones “que no fueron registrados contablemente”. De los fondos entregados por el Ministerio de Educación, la corporación solo rindió $834.587.624, quedando “un saldo por acreditar de $1.8509.729.894”.

“Las rendiciones no presentadas generan la obligación de restituir los recursos no rendidos, objetados o no ejecutados, sin perjuicio de las responsabilidades o sanciones que determine la ley”, dice el documento.

Pero peor aún parece ser en qué se gastaron los dineros sí rendidos, que se alejan de los objetivos de las subvenciones escolares. Por ejemplo, más de $100 millones en tarjetas gift card para funcionarios para la compra de vestuario y calzados. “No se advierte el carácter educativo que ha tenido la adquisición de tales gift cards para los docentes, lo que contraviene el principio de legalidad del gasto”, dice la Contraloría.

Además, con fondos del Faep se pagaron: más de $20 millones para la compra de 1.500 cajas de regalo que incluía copas de vino y cuchillos de cerámica, $14 millones en la fiesta corporativa; y $2,6 millones en compra de juguetes para hijos de los funcionarios; y el pago a empleados no inscritos en la Superintendencia de Educación.

Según dice el informe, la jefa de contabilidad de la Corporación Municipal argumentó que “no se puede acreditar en qué fueron utilizados los recursos correspondientes al SEP 2015 y 2016, toda vez que para poder realizarlo se debe efectuar un levantamiento de información y rehacer los balances tributarios, lo que demandaría meses de trabajo”.

Matthei apunta a Revolución Democrática

Los antecedentes están en manos de la Fiscalía para que investigue un eventual delito de malversación de fondos públicos contra la administración de la anterior alcaldesa de Providencia Josefa Errázuriz. Para la actual edil Evelyn Matthei (UDI), es Revolución Democrática quienes deben responder.

El ex director de Educación de la municipalidad es Mariano Rosenzvaig, militante del partido del Frente Amplio. 

Además de trabajar en Providencia, donde ganaba más de $4,7 millones, Rosenzvaig también era asesor del ministerio de Educación entre julio y diciembre de 2014, recibiendo otros $2,5 millones.

Según Matthei, los dineros no rendidos provocaron “un desastre financiero” en la comuna. “En los colegios hay malos resultados académicos y un preocupante clima de convivencia. Nos hemos encontrado con numerosas denuncias de abusos, bullying, abusos sexuales. Y no enfrentar esos problemas claramente es responsabilidad de los directores de Educación. Ambos fueron de RD, el señor (Javier) Jiménez primero y el señor Mariano Rosenzvaig después. Revolución Democrática estuvo siempre a cargo de educación, y después de Salud”, dice.

Consultada por las declaraciones de Giorgio Jackson de que ella “ve gastos donde nosotros vemos inversión”, la alcaldesa tuvo una dura respuesta para el diputado. “Lo que no ha dicho Giorgio Jackson: que los dineros se invirtieron en paseos de fin de año, en gift cards y en comida. La ley dice que las subvenciones son para la educación pública y para los alumnos más vulnerables, pero acá se los gastaron en cualquier cosa. Que Giorgio Jackson a eso le llame inversión es una forma curiosa de considerar qué es educación”.