“Te explico. Nosotros aprendemos desde el Génesis que existe la Santa Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios, por tanto, mandó a su Hijo para la tierra. Jesús, el Hijo, tenía el género divino ¿correcto? Entonces, cuando descendió para la tierra pasó a tener el género humano. Entonces, ¿si Jesús puede ‘transicionarse’, por qué yo no podría?”.

Así argumenta Alexya Salvador, quien dice ser “la primera pastora transgénero de América Latina”, la polémica afirmación que vincula a Jesús con la transgeneridad que hizo pública en una entrevista publicada el pasado 29 de junio por la edición brasileña de la revista digital Vice.

Alexya Salvador es miembro de la “Iglesia de la Comunidad Metropolitana” (ICM) de São Paulo, fundada en 1968 en Los Ángeles por el activista homosexual Troy Perry. Posee allí el título de diaconisa y se prepara para ser ordenada reverenda.

“Dios no tiene género, puede ser hombre o una mujer, o no ser nada. Dios puede ser travesti, transgénero, una drag-queen o un crossdresser, puede ser gay o lesbiana, o una Diosa”, señaló la pastora. Según ella, en el Antiguo Testamento se nos presenta a un “Dios hombre, macho, que está sentado en el trono castigando a quien no cumple sus designios, un ‘dios homérico’ que hace que las cosas acontezcan”. Pero “luego viene Jesucristo, y en el Nuevo Testamento vamos a ver que Dios es amor, aquel Dios que en el Antiguo Testamento es sólo hombre, va abrirse, va a permitirse conocer a través de Jesucristo”. Y afirmó: “Yo estoy segura que Dios es transgénero”.

“En diversos momentos del Evangelio Jesus dice: ‘quien me ve a mi, ve a mi Padre, mi Padre y yo somos una sola cosa’, por eso, también yo y Dios somos uno, si yo soy una mujer transgénero Dios es también transgénero”, aseguró. En este sentido, subrayó que la homosexualidad, la bisexualidad, la heterosexualidad, la transgeneridad y “todas las formas de expresión de la sexualidad son dones que Dios concede a sus hijos e hijas”.

En un video divulgado el 21 de marzo en Youtube con motivo del día de la visibilidad trans, Alexya Salvador profundiza en esta perspectiva.

Alexya, casada con Roberto Salvador Junior, con quien recientemente adoptó a dos niños, cursó filosofía en la Pontificia Universidad Católica de Campinas donde conoció a fondo la “teología de la liberación” y fue gracias a ella que consiguió “liberarse”. Fue en ese momento que -dice- se encontró con la “verdad” de que Jesús no había fundado en realidad ninguna Iglesia sino una comunidad de creyentes, por lo que abandonó la Iglesia Católica para encontrar después a la ICM.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana cuenta con decenas de fieles, la mayoría homosexuales y desde el inicio este grupo religioso se presentó como “evangélico liberal” y orientado a la comunidad LGBT.