Durante estos días ha sido anunciado por diversos medios de comunicación la llegada a nuestro país para el 10 de julio del llamado “Bus de la Libertad” promovido por la ONG Hazte Oir, de origen español y con filiales en diversos países del mundo, desconociéndose hasta ahora quiénes financian a esta entidad. El bus porta la leyenda “los niños tienen pene y las niñas tienen vulva” y diversas consignas negativas contra las personas trans y en especial, enfocado en la niñez de la diversidad sexual. En España, país de origen de la iniciativa, se prohibió su circulación por las principales ciudades del país, y en su recorrido por México y Estados Unidos, fue recibido con diversas manifestaciones públicas por ser una clara incitación al odio a uno de los grupos más vulnerados de la sociedad, la niñez trans.

El mentado bus llega en un momento crítico en que la garantía de los derechos de la niñez está cuestionada en todos su niveles, desde la falta de un sistema de garantía de derechos eficiente que coordine la política pública de infancia, hasta los grandes problemas que el Estado presenta en materias de protección y promoción de derechos. Por lo demás, el proyecto de ley de identidad de género, que luego de 4 años de tramitación recién pasa a segundo trámite constitucional, por presiones de la derecha principalmente, dejó afuera de la ley a las personas menores de 18 años, siendo los adolescentes y niñez trans lxs principales afectados al quedar fuera del reconocimiento básico que el estado debe hacer de sus ciudadanos, como lo es el derecho a la identidad. Así, niñxs se ven desprotegidxs legalmente por no poder optar al cambio de sexo registral, sin considerar las recomendaciones de diversos organismos internacionales de Derechos Humanos de la infancia.

El Frente Amplio y en particular, su candidata presidencial Beatriz Sánchez han dado señales claras de la necesidad urgente de cambiar ciertos esquemas estructurales de nuestro país, principalmente aquellos que dividen, segregan y excluyen a personas, niños, niñas y adultos por el sólo hecho de no cumplir con ciertos estándares impuestos por grupos conservadores que insisten en no reconocer que los derechos humanos son dinámicos y que cada día vamos sumando más al largo listado. Creemos que la riqueza de Chile está en la diferencia, en los aprendizajes que como sociedad podemos sacar de esta, pero así también somos enfáticos en señalar que debemos ser capaces de garantizar los derechos humanos de quienes en este momento no los detentan, en este caso específico, los de la niñez por razones de su identidad de género y su orientación sexual.

Compromiso con el buen trato en la infancia y la garantía de sus derechos

La niñez será una prioridad en el gobierno del Frente Amplio, y la urgencia no sólo recae en una profunda reestructuración de Sename, sino en que el Estado sea un garante efectivo de los derechos humanos de la niñez y no sólo de la protección asistencialista. Dentro de ello será considerando su identidad de género y orientación sexual como factores transversales a considerar en el diseño de las políticas públicas dirigidas hacia la niñxs y la juventud en educación, salud y protección social.

Propuestas sobre ley de identidad de género. Inclusión de niños, niñas y adolescentes

En este sentido, creemos que la ley de identidad de género debe incluir en su tramitación actual, la inclusión de la niñez, entendida en la Convención de los Derechos del Niño como todxs aquellxs que tienen menos de 18 años. Estamos de acuerdo con las distintas organizaciones de la sociedad civil que han promovido el trámite administrativo para mayores de edad, pero también la lucha que han dado por dar la oportunidad a que cada niño,niña y niñe trans pueda expresar su género de acuerdo a su fuero interno, y que su entorno respete su decisión como como sujetos de derechos, invocando el principio de bien superior de niñxs, y propiciando además, la continuidad de la promoción, inclusión y adecuación de los diversos contextos donde se desenvuelven cotidianamente; escuelas, centros públicos y sistemas de salud, entre otros, a los requerimientos que sean necesarios, dando cuenta a una demanda central en vistas de proteger y respetar a nuestra niñez. Es por ello que consideramos importante que se consagre la figura del Defensor de la Niñez, para que los más vulnerables cuenten con mayor protección.

Proyecto de ley que sancione discursos de odio

Es también compromiso de la candidatura de Beatriz Sánchez, terminar con los resquicios encubiertos en  el derecho a la libertad de expresión, que permite dañar la integridad de ciertos grupos de personas excluidas con razón de no cumplir con ciertas normas morales, como lo es la expresión del Bus de la Libertad. Es un compromiso el envío de un proyecto de ley al congreso que de sanciones ejemplares a los discursos que incitan el odio, como creemos que lo es, la iniciativa de Hazte Oir con su bus de la libertad. Nadie tiene el derecho de arrogarse un estatus de superioridad ni de publicitar mensajes que atentan contra la dignidad de las personas, y que además, confunden a la población con mentiras, infunden miedos y desprecian, en este caso, a quienes pocas posibilidades tienen de defenderse como lo es la niñxs trans.

La construcción de un país más justo implica esfuerzos y voluntades que se aúnen en un proyecto de país donde todas las personas tengan cabida, sean reconocidas en sus diferencias y resguardadas en sus derechos. La ciudadanía espera de quienes queremos conducir el país, que seamos justos en otorgar protección a aquellos y aquellas que por negligencias de las políticas públicas o de las circunstancias de la vida, han quedado postergados, y debemos ser enfáticos en robustecer las capacidades del Estado por propiciar el respeto, la inclusión en todos los espacios y la firmeza, para denunciar, promover y proteger los derechos humanos de toda nuestra población, en este caso nuestra niñez.