Florent Malouda, ex volante del Chelsea y de la selección de Francia, jugó en la Copa de Oro representando a Guayana Francesa, su país natal. La situación generó toda una polémica, pues la FIFA prohíbe que un jugador juegue por dos selecciones distintas en su carrera.

Pese a las amenazas de que no podía hacerlo, Malouda salió a la cancha portando la jineta de capitán en el empate 0-0 ante Honduras por la primera fase de la Copa de Oro de la Concacaf.

Pero pese a las críticas, tanto Malouda como Guayana ya tenían lista la defensa: estrictamente, el país no es parte de la FIFA, por lo que las reglas no correrían.

Guayana Francesa es una colonia de Francia desde el siglo XVII. Hoy es un départament más de la organización administrativa del país europeo, aunque muchas veces olvidado por las autoridades de las que todavía dependen.

Ahí, en la ciudad de Cayena, nació Florent Malouda en 1980. Siendo joven llegó a París, donde inició su carrera como futbolista profesional, lo que lo llevó a grandes clubes del viejo continente y a representar a Francia. Era pieza clave, por ejemplo, en el equipo que llegó hasta la final del Mundial de Alemania 2006, donde cayeron ante Italia por penales.

Guayana Francesa es el único país de Sudamérica que no es parte de la FIFA, como sí lo son sus vecinos (y también colonias europeas) Surinam y Guyana, aunque ellos compiten formalmente en Concacaf.

Tras el partido y la lluvia de críticas que llegó a la selección de Guayana Francesa por la alineación de Malouda como titular y capitán del equipo, fue el DT Jaïr Karam quien sacó la voz: “Leímos las reglas, conocemos el caso. Lo vamos a ganar ya que no somos parte de la FIFA”.

Por su parte, el propio Malouda declaró tras el partido que sentía “que se haya dado esta controversia, pero hubo gente antes con este caso y como otros jugadores de Guayana Francesa cuando retornan al país tratan de levantar el nivel, eso es lo que estoy tratando de hacer”.