En el marco de una protesta en el acceso al Ministerio de Justicia, los representantes y trabajadores de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi manifestaron su repudio a la situación que viven niños y niñas bajo la responsabilidad del Servicio Nacional de Menores (Sename) y exigieron verdad y justicia ante la sistemática vulneración derechos que los han afectado por décadas.

Para el presidente del directorio del sitio de memoria y educación en Derechos Humanos, Higinio Espergue, la situación del Sename “es un tema de Estado, un tema país, porque los niños no pueden esperar más, y que se sigan violando sus derechos”. Indicó que esto es similar a las históricas vulneraciones de Derechos Humanos que se han vivido en Chile, sobre las que permanentemente se quiere poner un manto de olvido y encubrimiento.

Agregó que lo que corresponde son soluciones concretas, ya que las reacciones actuales son tardías, “la situación del Sename no es de hoy día, sino que viene hace muchos años, y ha atravesado muchos gobiernos, y es el resultado de un modelo económico que ha puesto por encima del bienestar de los jóvenes, el dinero y se ha lucrado con su condición de vulnerabilidad”.

Por su parte, María José Crovari, presidenta del Sindicato de Trabajadores de Villa Grimaldi, indicó que “demandamos al Estado y al conjunto de la clase política poner el foco de atención en los niños y niñas bajo responsabilidad del Sename, ya que son ellas y ellos los que deben ser protegidos y reparados ante la violación de sus derechos”. Indicó que resulta preocupante enterarse a través de las denuncias de prensa, que el servicio “ha sido convertido en caja pagadora a operadores políticos y que cuantiosos recursos asignados a la institución se han desviado con ese fin”.

Carola Zuleta, administradora de Villa Grimaldi, indicó que para el equipo del Parque, es un deber manifestarse ante esta situación, “ya que trabajamos diariamente con niñas, niños y jóvenes y abordamos aspectos relacionados al respeto a la vida y a entender lo que son las violaciones a los Derechos Humanos”.

Indicó finalmente que no puede quedar impune la situación de estos niños, sobretodo “considerando que en diez años, bajo tres gobiernos, hay 1.313 niños muertos. Pareciera que estuviéramos hablando de un país en guerra. ¿En qué país mueren esa cantidad de niños y niñas y nadie hace nada? Es una realidad que no puede darse en democracia”.

Se sumaron a la actividad representantes de la directiva del Sindicato de Trabajadores del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), encabezados por su presidente Simón Busquets.