Hasta el Compin (Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez) de Coquimbo llegaron una serie de correos inisuales, donde se solicitaba que se aprobara una pensión de invalidez para una “sobrina y ahijada” de una persona de iniciales M.L.T.Y. Lo llamativo es que la solicitud venía con la firma de Michelle Bachelet, presidenta de la República.

Logos de presidencia y faltas de ortografía hicieron sospechar de la veracidad de la solicitud que además advertía que debían ser aprobadas a la brevedad y fueron enviadas desde una cuenta de nombre “pres.chile.gob”.

Los aludidos consultaron a las oficinas de la mandataria y confirmaron que se trataba de una estafa. A las semanas, al Compin de Coquimbo siguieron llegando solicitudes similares, que incluso amenazaban a los funcionarios con perder su puesto de trabajo si daban respuesta.

Con estos antecedentes, la mandataria decidió presentar una denuncia por usurpación de nombre ante la Fiscalía Centro Norte. Según informa La Tercera, la indagatoria quedó a cargo del fiscal Marcelo Carrasco. Las sospechas están sobre la persona de iniciales M.L.T.Y., quien sería la beneficiada de las pensiones.