Mientras el conocido cineasta Woody Allen brindaba un concierto con su banda de jazz en la ciudad alemana se Hamburgo, dos feministas irrumpieron en el escenario en repudio a las denuncias de abuso sexual efectuadas en su contra por Dylan Farrow, una de las hijas que Allen adoptó con su ex pareja Mia Farrow.

Las activistas del colectivo Femen subieron hasta el escenario de la Filarmónica de Elba con el torso desnudo y gritaron consignas contra el director hasta que miembros de seguridad del teatro las expulsaron del lugar.

Las frases que ambas feministas llevaban escritas en su cuerpo fueron extraídas de una carta abierta publicada por Dylan, donde denunció los abusos sexuales a los que fue sometida por el cineasta cuando apenas tenía 7 años.

Pese a que el caso fue sobreseído por la justicia, Femen cuestiona la inocencia de Allen. El caso se conoció por primera vez cuando Allen se separó de la actriz Mia Farrow para formar pareja con una de sus hijas adoptivas, Soon-Yi Previn, quien entonces tenía 21 años.

“La violencia contra la mujer no puede ser ignorada, no es tolerable ni puede ser excusada, incluso cuando el acusado se llama Woody Allen”, argumentaron.

Allen calificó la irrupción de las activistas como una “acción estúpida”. A la salida del concierto, las mujeres repartieron volantes entre el público asistente, donde cuestionaban que el director no haya sido denunciado ni procesado por las acusaciones realizadas.