Acababa de ser derrotado en cuartos de final del único Grand Slam donde juega de local, donde ya había sido campeón en dos ocasiones. Con una cara para el olvido, el británico Andy Murray no dejó pasar el desliz sexista de un periodista en la rueda de prensa de Wimbledon, después de haber caído contra el estadounidense Sam Querrey.

—Sam es el primer jugador estadounidense que llega a las semifinales de un grand slam desde 2009… —comienza el periodista.

—Jugador masculino… —interrumpe Andy Murray.

—¿Perdona? —contesta el periodista.

—Jugador masculino… —repite Murray, sin cambiar su rostro.

Sutilmente, el periodista había ninguneado la trayectoria de las hermanas Serena y Venus Williams, que han ganado 12 Grand Slam desde el 2009, además de otras tenistas norteamericanas que han llegado a instancias finales de los principales torneos del mundo del tenis.

No es la primera vez que desde el rol del comentario especializado se ningunea a las mujeres. La misma Serena Williams, quien por números es la tenista más ganadora de la historia -más que Roger Federer- fue ninguneada por el histórico John McEnroe, quien dijo que “si jugara en el circuito de hombres sería como la 700 en el mundo”.

Y tampoco era la primera vez que el británico Andy Murray tenía que corregir a la prensa por sus comentarios sexistas. En los Juegos Olímpicos de Río 2016, después de ganar la medalla de oro, un periodista de la BBC le preguntó: “Eres la primera persona en la historia en ganar dos medallas de oro olímpicas en tenis. Es una hazaña extraordinaria, ¿no?”.

La respuesta del tenista fue contundente: “Venus y Serena han ganado unas cuatro cada una”, refiriéndose a las hermanas Williams.

El británico se ha caracterizado por sus declaraciones en que no deja pasar la invisibilización a las mujeres en su deporte, recordando que ellas merecen tanta atención como ellos. Una vez le preguntaron si se había convertido en feminista, a lo que Murray respondió “si ser feminista es sobre la lucha para que las mujeres sean tratadas como los hombres entonces sí, supongo que lo soy”.